Empatía: Qué Es y Por Qué la Necesitas

Empatía: Qué Es y Por Qué la Necesitas

Por
Erika Krull

Recuerdas el momento en el que conectaste con un amigo. Sentiste su emoción y entendiste cómo se sentían. Tu empatía te hizo sentirte más cercano y más en sintonía como amigos.

Pero la empatía es más que sentimientos intensos. Es la conexión emocional que mantiene unida a nuestra sociedad. La empatía te permite vivir y trabajar con otras personas. Ofreces tu tiempo y animas a tus compañeros de trabajo. Todas estas experiencias están impulsadas por la empatía.

Probablemente usas la empatía cada día más a menudo de lo que te imaginas. Hagamos un acercamiento al concepto de la empatía, los tres tipos principales, y algunos de los muchos beneficios que aporta a tu vida diaria.

¿Qué es la empatía?

La empatía es tomar el punto de vista de otra persona y comprender sus sentimientos. A través de la empatía, intentas sentirte como ellos se sienten, ver el mundo a través de sus ojos. Al empatizar con alguien, eres compasivo y bondadoso.

Cuando te pones en el lugar de otra persona, la empatía puede ser una experiencia conmovedora. Imagínate que ves a una persona que tiene algún dolor físico. Una cara compungida, una mirada de angustia y un llanto exterior son algunas de las señales que te harán sentir empático. Puedes percibir que algo le está doliendo terriblemente, y no está mejorando. Podrías reaccionar estremeciéndote, mordiéndote los labios y recordando la vez más reciente en la que te sentiste dolido. Cada parte de tu reacción te ayuda a identificarte de inmediato con el dolor de esa persona.

La mayoría de la gente piensa que la empatía es una reacción emocional única. Pero los expertos la han dividido en dos emociones: la ternura y la simpatía.

  • Ternura – Cuando sientes que otra persona no tiene una necesidad específica, pero es vulnerable.
    Ejemplo: Ves a Sarah sentada sola en un banco del centro. Parece tener unos 9 o 10 años, está sola, sin un adulto y está oscureciendo.
  • Simpatía – Cuando sientes que otra persona está sufriendo o tiene una necesidad en este momento.
    Ejemplo: Ves a Sarah sentada sola en un banco del centro. Parece tener unos 9 o 10 años y está llorando. Su mano derecha está sangrando, y la está apretando fuertemente con su mano izquierda.

Tres tipos de empatía

Hay tres tipos principales de empatía. Con cada tipo, percibes las necesidades de otra persona de una manera diferente, y alguno de estos tipos te motiva a actuar.

Empatía afectiva

Hablamos de empatía afectiva cuando puedes sentir y entender las emociones de otra persona. Cuando alguien comparte una historia triste o se emociona con una buena noticia, sientes su emoción y la interiorizas. Los políticos y los publicistas usan la empatía afectiva para influenciarte. Cuando despiertan tus sentimientos, te conectas con su mensaje.

Ejemplo: Tu vecino Jim habla contigo, después del trabajo, sobre su perro. La esposa de Jim le acaba de decir que su perro murió mientras estaban en el trabajo. Tienes mascotas y sabes cómo te sentirías en esa situación. El tono de voz tembloroso de Jim y su ceño fruncido muestran claramente su tristeza. Lo entiendes y logras sentir sus emociones.

Empatía cognitiva

La empatía cognitiva es aquella en la que entiendes el punto de vista de otra persona. Te pones en su lugar y te imaginas a ti mismo con sus creencias y pensamientos. En lugar de sentir las emociones puras de una persona, tratas de entender su experiencia personal. La empatía cognitiva es una habilidad y puede ser útil para motivar a alguien o para negociar.

Ejemplo: Shane está en su primer día de trabajo. No está seguro de cómo le irá en su nuevo empleo, pero le agrada su nuevo jefe, Jim. Jim es un tipo divertido y amable, no mucho mayor que Shane. Lleva unos años en esta oficina y recuerda lo que se siente el empezar de nuevo. Jim le dice a Shane que pronto le agarrará el ritmo y que todo el mundo está encantado de ayudarle. Jim se da cuenta de lo nervioso que se ve Shane y lo anima mucho durante el día.

Preocupación empática

La preocupación empática es lo que te impulsa a ayudar a los demás. Vas más allá de sentir sus emociones y entender su perspectiva. Tu preocupación empática te mueve a ofrecerte como voluntario, a brindar ayuda a un vecino necesitado o a donar a un banco de alimentos. Apoyas a una persona actuando en lugar de solo sentir sus emociones con ella.

Ejemplo: Sin previo aviso, Josie es despedida de su trabajo al final de su turno. Llega a casa llorando y su compañera de cuarto, María, le pregunta qué ha pasado. María siente que el estrés de Josie aumenta por momentos. Ahora María también siente un nudo en su estómago. Sabe que necesita ayudar a Josie a sobrellevar esto. Entonces, María se levanta y pone una manta alrededor de los hombros de Josie, la abraza y hace dos tazas de té. Josie se calma y se siente un poco mejor.

Beneficios de la empatía

La empatía va más allá de entender a alguien por unos minutos. Afecta la forma en la que nos llevamos con los demás y nos ayuda a cooperar cuando realmente es importante. Estos son algunos de los muchos beneficios de ser empático con los demás.

Mantenerse a salvo

Cuando lees las emociones de otras personas, aprendes a protegerte de los daños. Cuando ves el miedo en la cara de otra persona, puedes sentir el peligro sin tener que acercarte.

Ejemplo: Llega una fuerte tormenta eléctrica y Eric sale para mirar las nubes de la tormenta. Su hijo, Tim, ve una alerta meteorológica en la televisión que muestra un posible tornado en la zona. Después de unos minutos, Eric regresa corriendo a la casa con una mirada de sorpresa en su rostro. Tim sabe de inmediato que su padre ha visto una nube en forma de embudo, y ambos se dirigen al sótano.

Vivir y trabajar con otras personas

La empatía te ayuda a llevarte bien con la gente y a compartir recursos. Puedes dejar de lado tus propios sentimientos de incomodidad y ayudar a los demás porque sabes qué les importará.

Ejemplo: Samantha se levanta antes del amanecer los días que trabaja en el hospital. Su marido, Jack, no necesita levantarse tan temprano para su trabajo, pero se levanta con ella en esos días. Prepara el almuerzo de Samantha y hace el desayuno, así ella tiene más tiempo para prepararse. Jack podría dormir más y dejar que Samantha se ocupara de si misma. Pero sabe que los días de Samantha en el hospital son largos, y quiere hacérselos más fáciles.

Positividad y cooperación en su comunidad

La preocupación empática te motiva a actuar de forma útil. Tus acciones positivas afectan a todos los que conoces y animan a la gente a cooperar.

Ejemplo: Matthew y Lisa viven en un pequeño pueblo cerca de un río. Comienzan las lluvias torrenciales y las alertas meteorológicas advierten de posibles inundaciones. Cuando llegan las lluvias, Matthew y Lisa contactan a los vecinos mayores para asegurarse de que están a salvo durante la tormenta. Cuando las aguas de la inundación se acercan a la carretera principal, Matthew y Lisa pasan horas moviendo pesados sacos de arena. Muchos otros ciudadanos de su pueblo trabajan juntos día y noche para mantener a todos a salvo.

Empatía – Conectando y ayudando

La empatía te conecta con la gente de tu familia y de tu comunidad. Cuando entiendes cómo funciona la empatía, puedes extenderla más a menudo a otros. ¿Cómo usarás hoy la empatía?

Prejuicio Latino

Prejuicio Latino

Por
José-Andrés Alegría

¿Cómo es que, como nación, vemos tanta ira visceral? Como Latinos, necesitamos analizar detenidamente a nuestra comunidad y apoyar a los oprimidos. Si, somos minorías en este país, y tenemos una historia de maltrato. Somos una comunidad que ha sido herida como muchas otras, pero lamentablemente también somos parte del problema.

Compartimos algo de historia con nuestros amigos oprimidos. Algunas cicatrices son iguales, pero nosotros hemos tenido un camino de supervivencia. Nos asimilamos a la cultura de aquellos que nos colonizaron. Aprendimos a hablar como ellos, actuar como ellos, y vestimos como ellos, porque, en su mayor parte, lucimos como ellos. Algunos de nosotros, pasaríamos por uno de ellos. Pero la comunidad negra nunca tuvo esa oportunidad.

Nuestra historia compartida es parte de nuestras identidades. Hemos aprendido y hemos tenido prejuicios, racismo y colorismo arraigado por generaciones en nuestra comunidad. Piénsalo. Los abuelos hablan sobre de como casarse con una persona blanca es como sacarse la lotería, y casarse con una persona negra es algo deshonroso o denigrante. En una sociedad donde los latinos y los negros tienen más en común que diferente, seguimos trazando líneas de separación.

Esa es la definición de privilegio. Podemos optar unirnos a nuestros hermanas y hermanos negros, o podemos ver que todo esto sucede desdé atrás de nuestro teléfono celular escondiéndonos cómodamente. Nosotros tenemos una opción, ellos no. Aparte de esta elección, nosotros, como comunidad, necesitamos enfrentar el racismo que arrojamos en forma de “bromas” y advertencias sobre la comunidad negra. Así que tomemos un momento para reflexionar en ello.

He estado quebrándome la cabeza por dos semanas, tratando de encontrar una muy buena historia sobre el racismo en la comunidad Latina, Pero no he podido encontrar una que considere lo suficiente mente buena o en la cual pueda resaltar el punto que estoy tratando de hacer. Yo sé que suena irracional, pero no quería dar un ejemplo de racismo innegable.

Es fácil señalar como podemos ser blanco de prejuicios como mi tía en Tennessee, ella trabaja en una escuela predominantemente blanca, fue tomada por la señora de la limpieza y no por la maestra de música que era, recibiendo poco o ningún respeto. Esto estaba tan impregnado en la comunidad que no solo el personal tenía que tomar una capacitación sobre diversidad, sino también los padres y estudiantes de la escuela.

En cambio, quería mostrar los aspectos sutiles de la cultura Latina que son inherentemente racistas y nunca cuestionados sin pensarlo dos veces. Por ejemplo, una de mis primas en la Republica Dominicana no consiguió el trabajo en un banco al que había aplicado. ¿La razón? Su pelo estaba demasiado rizado, y su piel era muy obscura para el gusto del empleador. Ella podría haber conseguido el trabajo si alguien le hubiese advertido. Todo lo que tenía que hacer era alisarse el cabello y mantenerlo así. ¿No estás pensando esto ahora mismo, “Porque no lo hizo? Es un trabajo, después de todo.» Pero esto es precisamente el meollo del asunto; No fue que ella no consiguió el trabajo porque no estaba cualificada, sino porque a los ojos de la comunidad latina que usa los lentes racistas de la abuela, ella era un poco más obscura de lo que se esperaba. Esta es una forma de pensamiento que debemos de analizar, de manera minuciosa y detallada para poder extraerla y provocar el cambio.

«Componer o mejorar la Raza» es una frase común usada en la comunidad latina. La implicación es que deberíamos casarnos con gente blanca para “mejorar la raza» para que las futuras generaciones sean más blancas. O como algunos latinos llaman al cabello afro-texturizado «pelo malo» porque se nos ha inculcado que el pelo lacio es más atractivo.

Mi madre siempre ha hablado del estándar de belleza con el que los dominicanos se miden; se alaba la piel más clara, y la piel obscura avergüenza. El cabello debe ser liso y sedoso. El tener características faciales como una nariz delgada y ojos claros son una belleza buscada que muchos latinos sueñan con tener.

Veamos a Sammy Sosa admitiendo abiertamente que se aclara la piel. Un dominicano de piel morena que es uno de los mejores bateadores que el béisbol haya tenido y aun él tiene esta noción de que lucir más claro más blanco es ser mejor, Aunque él lo admita o no.

¿Entonces, porque la comunidad negra esta tan enojada? ¿Porque la gente hace tanto alboroto por la brutalidad policial y los disparos fatales que la acompañan?: Debido a la injusticia.

Un hombre negro tiene 2.5 veces más probabilidad de que un policía le dispare durante un encuentro que un hombre blanco en la misma situación. La población negra solo representa alrededor de un 14% de la población en general, pero constituyen el 37% del sistema penitenciario masculino. Tal vez sea porque las áreas de bajos ingresos continúan sintiendo los efectos de las practicas discriminatorias.

Tú decides, ahora que podemos hablar de un tema sin menospreciar al otro. Esto es lo que “Black lives matter” está tratando de hacer. Está llamando la atención sobre un problema. Todas las vidas importan, pero las vidas no importan hasta que las vidas negras cobren importancia, “Black Lives Matter”.

Hay muchas cosas erróneas en el mundo. ¿Podemos molestarnos con una comunidad con un historial de opresión que está tratando de cambiar un poco de lo malo en este mundo? ¿En lugar de pensar mal de la comunidad negra, necesitamos dar un paso adelante y ayudarlos en su momento de clamor y frustración porque si aquellos de nosotros que podemos entender un poco de su dolor no lo hacemos, quien lo hará?

Nosotros formamos parte del problema. Hay latinos racistas, y mientras no nos concienticemos de ello, no tendremos un cambio real. No hay espacio para el racismo, aun y cuando tú seas una minoría.

Necesitamos hacer la misma reflexión que le pedimos a los blancos que hagan; ellos no son los únicos con una historia de racismo

Miremos hacia adentro. Señalemos las palabras hirientes de alguno de nuestros parientes. El cambio comienza con la responsabilidad. Si esa responsabilidad es corregir a un miembro de la familia por una declaración ignorante o educarnos nosotros mismos para poder ser mejores aliados cuando se llegue el momento.

Alimentarse de manera más saludable

Alimentarse de manera más saludable

Por
Erika Krull

¿Qué tan saludable es tu dieta en este momento? Probablemente, al igual que le está pasando a muchas familias, en estos días estés comiendo sin pensar. Las patatas fritas y las bolsas de galletas desaparecen más rápido de lo que preguntas «¿Qué hay de cenar?» Es comprensible, dado el estrés causado por lo que está sucediendo. Todos están nerviosos y comer es uno de los consuelos humanos universal.

La pregunta es: ¿cómo mejorar la dieta de tu familia sin causar un caos en la cocina? ¿Crees que es posible hacerlo en este momento?

Sí, es posible colaborar para que tu familia empiece, esta misma semana, a comer más sano. Es más fácil de lo que piensas, pero requiere algo de planificación. La compra se ha convertido en una aventura, así que no esperes al último minuto para organizar las cosas. Con un poco de ayuda de tu familia y un poco de tiempo, puedes ir incorporando gradualmente alimentos saludables a tu rutina. Esta guía te ayudará a hacer un plan y lograr que tu familia se sume a él.

Planifica tus comidas

Planificar con antelación hace que todo sea más fácil de manejar. Si no estás acostumbrado a hacer una lista, intenta colocar una hoja en tu nevera e invita a tu familia a escribir las cosas cuando se acaben o piensan en algo que pudieran necesitar. Tu lista puede crearse a medida que transcurre la semana. Considera la posibilidad de guardar tu lista de la semana anterior para poder añadir con menor esfuerzo las cosas que necesitarás reponer de nuevo en el corto plazo.
Junto con una lista de artículos para comprar, crea una lista de comidas para preparar a lo largo de las semanas que siguen.

Aquí hay algunas ideas para mantener feliz a la “tropa” en casa.

  • Prueba nuevas recetas – Con más gente en casa, este es el mejor momento para probar nuevas recetas. Es una buena distracción y tendrás algo en lo que entretenerte.
  • Procura prepara algunos de los platillos favoritos de la familia – Complacer a la familia es algo bueno en este minuto. Prepáralas con cierta distancia entre ellas dentro de tu plan de comidas para que no tengas varias comidas pesadas o similares seguidas.
  • Comida para llevar – Si eliges añadir a tu plan, de vez en cuando, comidas ordenadas en algún restaurant, haz ajustes en el presupuesto de comestibles para tener en cuenta los gastos y la comida que pudiera sobrar en esa orden.
  • Estira tus suministros y tu presupuesto – Encuentra maneras de estirar los ingredientes más caros mezclándolos con arroz, frijoles, papas y otros alimentos con almidón.
  • Cocina pensando en reservar parte de lo que estés preparando – Cuando prepares carne de taco para la comida de esta noche, por ejemplo, considera hacer suficiente carne para otra comida o dos al mismo tiempo. Puede tomar un poco más de tiempo en este momento, pero apreciarás la conveniencia un día en el que no tengas mucha energía.

Merendar es aceptable

Merendar es más que aceptable en este momento. De hecho, deberías promoverlo y aceptarlo. Las meriendas no tienen que ser similares en cantidad a una comida rápida o no tendrían por qué arruinar tu cena. Aquí hay una lista de meriendas que podrían ser agradables para tu familia.

  1. Puedes agregar alimentos nutritivos a lo largo del día – Ten a la mano frutas y verduras cortadas, queso, galletas integrales, nueces, humus y otros alimentos para picar.
  2. Es una buena excusa para levantarse y caminar – Está bien admitir que te distraes durante el día de trabajo o estudiando en línea en tu casa. Levántate, come algo saludable y haz que tu sangre vuelva a bombear.
  3. El horario de todos es un poco trastocado – Con más gente trabajando y aprendiendo desde casa, los horarios diarios se han vuelto más flexibles. Las meriendas pueden ayudar a llenar el vacío cuando las actividades de alguien no están alineadas con los horarios normales de las comidas.
  4. Las meriendas pueden mantener tu energía a lo largo del día – Una manera de mantener tu cerebro alerta es comiendo una merienda pequeña. La inyección de calorías y energía rápida te ayudará a aguantar hasta la próxima comida.
  5. Mímate de vez en cuando – Comer una merienda de vez en cuando es aceptable. Haz de las meriendas saludables la regla, pero ten también a la mano algunas de tus meriendas favoritas. Especialmente ahora, cuando muchas cosas divertidas no están disponibles, mimarte con algo que te gusta puede parecer un verdadero placer.

Aburrimiento y alimentación emocional

Las meriendas son algo bueno cuando prestas atención a las necesidades de tu cuerpo. Pero mucha gente come por razones emocionales en lugar comer solo cuando siente hambre. Cuando te diriges a la nevera o a la despensa, pregúntate si está sucediendo una de las siguientes situaciones:

  • Estás aburrido
  • Dormiste mal o no dormiste lo suficiente
  • Estrés/alimentación emocional

Si la respuesta a alguna de ellas es “si”, mantente alejado de la comida.

Puede ser tentador “comerse tus sentimientos”, especialmente con el estrés y la incertidumbre del mundo actual. Pero terminar ese envase de helado o comerse la bolsa entera de papas fritas sólo aumentará sus problemas. Sentirás estrés y dolor de estómago.

En lugar de comerte un bocadillo, trata de abordar el verdadero problema. Respira profundo para aliviar el estrés. Acuéstate y cierra los ojos durante cinco minutos si te sientes cansado, o haz algunos saltos para despertarte. Si te aburres, sueña despierto durante unos minutos.

Si todavía tienes ganas de picar, después de todo, comer más frutas y verduras nunca serán una opción errada. Así que, si decides comerte el estrés, dirígite al lugar de las frutas y vegetales de tu nevera.

Haz pequeños cambios saludables en tu dieta

Una alimentación saludable es importante, pero evita hacer demasiados cambios de una sola vez. Adaptarse al cambio es sorprendentemente duro, sobre todo cuando el tiempo se hace cada vez más largo.

En este punto, la comida es uno de los pocos placeres que muchas personas pueden disfrutar. Incluso si la dieta de tu familia no es la mejor, al menos es familiar. Tómalo con calma y piensa en algunas maneras de mejorar tus hábitos alimenticios.

Ten en cuenta lo siguiente: el apego emocional de tu familia a la comida y la necesidad de introducir opciones más saludables. Puedes tratar de combinarlo todo sin cambiar las cosas con demasiada velocidad. Aquí tienes algunas ideas:

  • Haz que todos formen parte de este cambio – Deja que tu familia elija el menú semanal y sugiere algunos complementos más saludables como manzanas recién cortadas o ensalada.
  • Haz más ligeros los platillos favoritos de la familia – Prepara o compra algunos de los alimentos favoritos por todos, pero encuentra maneras de sustituir los ingredientes o servir complementos más saludables.
  • Agrega más frutas y verduras – Si tu familia se resiste a comer frutas y verduras, adórnalas con un poco de mantequilla, una salsa o una salsa de lujo. Con el tiempo, será más fácil servirlas con o sin los extras.

Hábitos alimenticios saludables

Tú y tu familia pueden ser como muchas personas que están adoptando hábitos alimenticios poco saludables en este momento. No te preocupes, la alimentación sana no tiene por qué añadir estrés a esta situación ya de por sí estresante. Da pequeños pasos en dirección al cambio y haz que cada comida se disfrute por completo.

——

For more tips on relationships, follow Family Bridges on social media @familybridges

Cómo Mantenernos en Paz Estando en Familia Durante el COVID-19

Cómo Mantenernos en Paz Estando en Familia Durante el COVID-19

Por
Erika Krull

El coronavirus te tiene encerrado junto a tu familia en este momento. Están conscientes que es importante estar seguros, pero ¿cuánto pueden soportar el uno del otro a diario durante este encierro?

Aunque es maravilloso disfrutar tiempo en familia, la mayoría de las familias no pasan tanto tiempo juntas. Estar juntos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es divertido sólo por un tiempo. Entonces, ¿cómo se puede pasar el día sin querer estrangularse los unos a los otros antes del mediodía? Aprende algunos métodos reales y probados para que puedas llevarte bien con el resto de los integrantes de tu familia en esta situación.

La lucha es real, amigos. Y sabemos que la situación de COVID-19 se mantendrá por un tiempo. Por ello, les aconsejamos para que aprovechen al máximo su tiempo juntos y pongan en práctica los siguientes consejos.

1. Espera algún tipo de fricción

Es importante que entiendas que habrá un poco más de fricción con los integrantes de tu familia estando todos en la casa el día entero. Todos están estresados y es normal que se sientan así, pero también puede llegar a ser un poco frustrante. Tú, tu cónyuge y tus hijos necesitan saber cómo manejar el conflicto sin empeorar la situación.

Un poco de comprensión extra puede ser muy útil. Recuerda que nadie pidió estar en esta situación y debes tratar de asumir que todos están haciendo su mejor esfuerzo para llevarse bien. Si su desacuerdo se acentúa, sé el primero hacer una pausa y tomar un descanso. Regresa cuando ya puedas hablar con calma para poder resolver el conflicto.

2. Esfuérzate un poco más en el tema de la comunicación

Una buena comunicación es muy importante, ahora más que nunca, en tu casa. Los problemas están en todas partes y es mucho más sencillo sentirse atrapado. Si tus hábitos de comunicación no son los más apropiados, es un buen momento para hacer un esfuerzo extra y mejorarlos. Aquí hay algunas ideas útiles:

  • Sé honesto acerca de tus necesidades personales y emocionales. Tú y tu cónyuge pueden hacer un mejor trabajo apoyándose mutuamente cuando ambos comparten sus pensamientos abiertamente.
  • Manifieste de manera directa sus desacuerdos. En lugar de dejar que los ánimos se caldeen, dediquen un poco más de tiempo en hablar del problema.
  • Túrnense para desahogarse el uno con el otro sin interrupción. Escuchen para entender, no para responder

3. Procura mantenerte en contacto con otros, además de tu grupo familiar

Mientras todos estamos en nuestras casas y nos mantenemos socialmente distantes, es fácil sentirse aislado y abrumado. Por eso es tan importante mantenerse en contacto con otros seres queridos, incluso si no pueden estar juntos físicamente. Cuando tú y tu cónyuge se sienten conectados con otros, la presión en su relación baja.

Utiliza estas ideas para comunicarte y mantenerte en contacto con los demás.

  • Haz llamadas telefónicas, envía mensajes de texto o correos electrónicos.
  • Sorprende a alguien con una tarjeta en el correo.
  • Da un paseo mientras socializas por teléfono, bien sean con una llamada o a través de mensajes de texto.
  • Una videollamada grupal es una gran manera de reconectarse. Ya que la gente suele estar en casa ahora, puede que te resulte más fácil reunir a la gente valiéndote de esta tecnología.

4. Establece como tu prioridad tu cuidado personal

El cuidado personal puede parecer un lujo para el que no tienes tiempo cuando, en realidad, se trata de prestar atención a diario de nuestras necesidades físicas y emocionales. Con el aumento del estrés y la incertidumbre, el cuidado personal es esencial. Esta práctica sencilla te ayudará a llevarte mejor con tu cónyuge y tener una mejor disposición para tus hijos.

  • Procura dormir bien. El estrés emocional puede ser tan agotador como el físico. Encuentra maneras de descansar durante el día si no puedes dormir bien toda la noche.
  • Selecciona alimentos saludables para tu dieta diaria. Está bien disfrutar de algunos bocadillos, pero trata de ingerir comidas balanceadas regularmente. Tu cuerpo se sentirá mejor con alimentos más saludables.
  • Bebe mucha agua. Es fácil olvidarse de beber agua hasta que tengas sed. Adelántate llenando una jarra de agua y retándote a beberla a lo largo del día. Tu cuerpo puede deshidratarse antes de que te des cuenta.
  • Encuentra un poco de paz y tranquilidad. Todos necesitan un tiempo a solas y tener la casa llena todo el día puede hacer que eso sea un desafío. Trabaja con tu cónyuge para que cada uno pueda contar con algo de tiempo a solas al menos unas cuantas veces al día.

5. Trata de ser más indulgente y muestra mayor empatía

No todos en tu casa tienen la misma capacidad para manejar bien las restricciones sociales actuales. En este minuto, todo el mundo necesita un poco más de comprensión y empatía. La educación a distancia y trabajar desde casa pueden ser un reto. Además, esta situación para cualquiera que presente algún problema de salud mental actual o emergente puede llegar a hacerle sentirse peor.

Ponte en el lugar de tu cónyuge y escucha de verdad cuando hable de sus preocupaciones. Pregunta qué puedes hacer para ayudar, y luego túrnate para compartir con ellos. Practica la empatía también con tus hijos. Anímalos a hablar de sus preocupaciones y de cómo se están adaptando.

6. Sé agradecido

Trata de ser agradecido a diario para mantenerte de buen ánimo. Hacer esto no descarta la gravedad de la situación, pero te ayuda a recordar todo lo positivo de tu vida, a pesar de los cambios a los que te enfrentas.

Nuestros cerebros se aferran a cualquier cosa con la que pasamos mucho tiempo. Atraemos aquello en lo que nos enfocamos. Entrena tu cerebro para enfocarse en cosas más positivas a tu alrededor y recordar todo lo que aún es bueno en el mundo.

7. Agrégale creatividad a tu tiempo en pareja

Tú y tu cónyuge aún necesitan tiempo de pareja, ya sea que estén en una pandemia o no. Necesitarán ser creativos para sentirse seguros y divertirse, pero es algo que aún se puede hacer. Puedes o no tener privacidad con los niños en la casa, pero la idea es planear algo juntos. Para cualquier sugerencia fuera de tu casa, por favor ten en cuenta las restricciones y requisitos locales. ¡Mantengan vivo la chispa!

Dentro de la casa:

  • Tengan un maratón de películas con sus películas favoritas.
  • Jueguen un juego de mesa o de cartas.
  • Sé cariñoso, aunque sea por unos minutos.
  • Preparen una comida juntos sólo ustedes dos.

Fuera de la casa:

  • Conduzcan por el vecindario o cerca de un parque.
  • Algunas áreas tienen atracciones locales al aire libre que pueden ser disfrutadas mientras permaneces en tu vehículo como una noche de crucero, un desfile en la ciudad o un centro de naturaleza.
  • Den un paseo nocturno.
  • Hagan un picnic en su jardín trasero.

8. Recuerda que esta situación no es normal

Hemos estado viviendo en un mundo extraño por un tiempo y muchas cosas han cambiado. El cambio es un trabajo duro y requiere mucha energía mental y física. Podríamos tener varios altibajos antes de que las cosas vuelvan a nivelarse.

Algunas personas puede que no lleguen a acostumbrarse nunca a la nueva normalidad. Incluso cuando se siente como el día 1.296 bajo restricción social, todos nos estamos adaptando. Date un descanso a diario.

Procura mantener la paz en el hogar

Tú y tus familiares van a pasar mucho tiempo juntos por un período. A veces te encantará, y otras veces lo odiarás. Utilizando estos pequeños consejos, podrás ayudar a tu familia a encontrar algo de paz en medio del caos.

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

Lidiando con Ansiedad en Momentos de Pánico

Lidiando con Ansiedad en Momentos de Pánico

Por
Dr. James Hommowun

Todos hemos experimentado momentos de ansiedad – desde la pregunta inquietante «¿Dejé el horno encendido?” a temores sobre si hemos estudiado lo suficiente para pasar un examen o preocupaciones sobre cómo va a ir esa negociación de contrato.

Conocemos los cambios que experimentamos- palmas sudorosas, respiración apresurada, sensación de agitación o nerviosismo, pensamientos acelerados, sintiendo como que nuestras mentes están «atascadas en una rutina» y simplemente que no dejamos ir el porqué de lo que estamos ansiosos.

Muchos de nosotros, a través de experiencias personales o buena educación, hemos encontrado maneras de lidiar con estos síntomas, a reconocer la ansiedad cuando se está apoderando, y conscientemente actuamos para reducir el impacto, mediante técnicas como respirar profundo, relajar nuestros músculos, visualización creativa, y muchas otras técnicas.

Pero, ¿y qué del pánico? Muchos hemos experimentado el pánico también. Es como la ansiedad, pero súbele hasta el nivel 11. Es como llegar a la casa a las 9 de la noche y ver que tu hijo de cuatro años no está en la casa. Es como recibir la noticia de que un familiar ha estado en un accidente automovilístico violento. Es como enterarte que tienes cáncer. Es esa sensación de que el suelo-no, el propio mundo-ha caído de debajo de ti. Estás preso en una caída sin saber cuándo o si alguna vez tocaras tierra y te puedas volver a sentir estable nuevamente. Seguramente esto requiere algo más que «respirar profundamente,» ¿verdad?

Si…y no. Es importante darse cuenta de que el pánico es un fenómeno natural, normal y eficaz. Son nuestros cuerpos y mentes trabajando juntos en una hermosa simpatía para movilizar todos nuestros recursos disponibles para sobrevivir una amenaza percibida de vida o muerte. No es muy divertido experimentar, pero tiene un propósito definido y lo hace bien. Y cuando la amenaza es, digamos, escapar de un lobo rabioso, te da una oportunidad mucho mejor de sobrevivir.

En nuestros ejemplos anteriores, si llegas a casa y tu hijo está desaparecido, vas a salir a gritar con todas tus fuerzas y a revisar toda la casa en busca de cualquier lugar donde pueda estar vagado, y eso es exactamente lo que debes hacer, al menos al principio. ¿Pero un accidente de coche? ¿Un diagnóstico de cáncer?

El pánico no es particularmente adecuado para inspirar o permitirnos sobrevivir una crisis ya pasada o una amenaza difusa. En el caso del accidente, podríamos acelerar todo el camino hasta el hospital, pasando cada semáforo en rojo, pero eso no cambia lo que pasó, sólo aumenta nuestro riesgo de no sobrevivir nosotros mismos. Con un diagnóstico de cáncer, es posible que no tengamos idea de qué hacer, así que dejamos que el pánico salga oblicuo, viviendo peligrosa o irresponsablemente, tratando de escapar o negar la realidad.

Haz una Pausa

El primer paso, entonces, es forzarte a hacer una pausa (¡y te está forzando – solo querrás reaccionar y no tendrás tiempo para detenerte o pensar, esas cosas sólo se interpondrán en el camino de hacer algo!). Necesitas determinar si realmente hay una acción que puedes tomar que potencialmente pueda hacer una diferencia.

¿Buscando un niño desaparecido? ¡Sí! Ve a hacerlo. ¿Corriendo al hospital? No. A tu cerebro no le importará particularmente si es posible que la acción funcione, solo tienes que hacerlo. Pero si puedes reconocer que una acción no te ayudará, sino que puede empeorar la situación, has dado el primer paso para controlar el pánico. Ese primer paso es reconocer que el pánico sólo está empeorando las cosas.

Identifica las acciones que pueden ayudar

El siguiente paso es identificar las acciones que pueden ayudar. Lucharás contra tu instinto todo este tiempo. Aquí es donde «tomar una respiración profunda» puede ayudar – y literalmente puedes tomar una respiración profunda (o tres, o cinco), contando mentalmente desde el cinco hasta el uno con cada uno. Algunas personas encuentran que es útil darse una «válvula de liberación de presión» – «Voy a darme 10 segundos para estar en pánico, entonces voy a retener esto.”

Hazte pensar en por lo menos tres cursos de acción diferentes que podrías tomar y compáralos todos entre sí. Decide cuál tiene la mejor probabilidad de hacer un impacto positivo, y hazlo primero. Puedes volver y hacer los tres, y pensar en aún más, pero tomar el tiempo para primero elevar tres opciones y luego evaluar entre ellos, vuelve a involucrar las partes analíticas y lógicas de tu cerebro que el pánico apaga. Esto, y por sí mismo, ayuda a moverte fuera del pánico y volver a un estado más equilibrado.

Actúa

El tercer paso es actuar. En primer lugar, estas en pánico porque percibes una amenaza grave, por lo que necesitas tomar una acción para tratar de cambiar la situación. Esa acción puede ser activa – buscando a un niño desaparecido – o puede ser pasiva – esperar más información sobre mi diagnóstico, y estudiar la literatura para estar mejor informado sobre qué esperar y cómo manejar la situación. Puede ser simplemente golpear tus rodillas y admitir que la situación está fuera de tu control y poner tu confianza en un poder superior.

Por más en pánico consumidor que sea el momento, no es sostenible. Pasará. Pero el hecho de tomar un momento para reevaluar y actuar conscientemente en lugar de reaccionar «desde tus entrañas» te puede ayudar a poner en un mejor lugar para seguir gestionando y respondiendo a los desarrollos después de que el pánico se haya desvanecido. Enfrentándolo bien de una vez hace que sea mucho más fácil cuando se presente de nuevo y la situación se sienta como si se está descontrolando una vez más, como sucede a menudo.

Es normal entrar en pánico más de una vez sobre el mismo problema, pero también es normal mejorar y responder de una manera mejor a medida que cada éxito se basa en el último triunfo. Así que no pierdas la esperanza, y no te detengas en esa sensación de que «las cosas nunca volverán a estar bien». Es difícil soportar el pánico, pero más difícil aun cuando conduce a la desesperación. (Véase el blog de Family Bridges «Coping with Despair» para obtener más información sobre esa situación.)

Como siempre, gracias por leer; ¡manténgase seguro, manténgase conectado, y no dude en dar sus comentarios abajo!

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

11 Consejos Para Afrontar Una Crisis Financiera

11 Consejos Para Afrontar Una Crisis Financiera

Por
Erika Krull

La simple idea de revisar el correo te parece abrumadora. Ya no contestas el teléfono porque podría ser algún recaudador de dinero. Las facturas están vencidas y el monto en tu cuenta bancaria es aterrador. Sientes constantemente un vacío en el estómago.

A medida que el tiempo pasa, tus facturas se acumulan y ya han pasado algunas fechas de vencimiento de sus pagos. No quieres entrar en pánico y empeorar las cosas, pero no sabes por dónde empezar. Necesitas un plan, y rápido.

Puede que en este momento te sientas completamente consternado, y eso es normal. Puedes mejorar esta sensación poco a poco. Los siguientes consejos te mostrarán cómo organizarte y enfrentar de inmediato a esa bestia llamada dinero. Llénate tu coraje y empecemos.

1. Aprende a calmarte

Tu capacidad para tomar decisiones acertadas en este momento es vital, y eso sólo puede suceder si logras calmar tus nervios. Una crisis financiera es estresante, por lo que aprender a relajarse es esencial en este proceso.

Comienza con un simple ejercicio de respiración. Inhala lentamente mientras cuentas hasta cuatro y exhala mientras cuentas hasta ocho. Haz esto varias veces seguidas. Una vez que tu cuerpo se acostumbre a esta práctica, tu ritmo cardíaco disminuirá. Hacer esto varias veces al día te ayudará a reducir tus niveles de estrés.

2. Reúne toda tu información financiera

Cuando estés más tranquilo, reúne todos sus estados de cuenta, facturas y un calendario. Llama a tu banco o revisa en línea tu saldo actual y las transacciones pendientes. Necesitas saber exactamente cuánto dinero tienes disponible en este momento.

Anota todas las fechas de vencimiento de tus facturas en tu calendario o haz una lista con ellas. Este proceso te ayudará a saber qué facturas debes pagar de manera más inmediata y su fecha exacta de vencimiento. Con este procedimiento, estarás estableciendo las bases de tu situación financiera, así que procura ser minucioso.

3. Prioriza tus facturas y gastos

Ahora que sabes lo que se debe, haz una lista de tus facturas en orden de prioridad. Necesitas ser capaz de pagar los gastos de vivienda, servicios básicos y comida. Estas son tus necesidades básicas, y necesitas cubrir estos gastos primero.

Es posible que tengas cuentas por pagar de inmediato que no cubran una necesidad básica. Antes de pagar esa cuenta, necesitas entender hasta dónde puedes estirar tu dinero en cosas más importantes.

4. Establece un plan simple

Empieza con un plan simple para que te ayude a ponerte en marcha. Respira y cálmate, luego decide qué cuentas puedes y necesitas pagar primero.

Revisa el saldo de tú cuenta y hazlo de nuevo cuando vuelvan a pagarte. ¿Hay coincidencia entre el efectivo que tienes disponible con las fechas de vencimiento de tus facturas más importantes? ¿Tienes suficiente dinero para cubrir esas facturas a tiempo, o necesitas ingeniarte algo para completarlo? Si no tienes suficiente dinero, es posible que tengas que conseguir algo de dinero extra para poder llegar a fin de mes.

5. Deja de gastar el dinero disponible

Deja de gastar dinero que tienes disponible hasta que sepas qué gastos son los más importantes. Debes detener los gastos superfluos inmediatamente para que puedas mantener cubiertas tus necesidades básicas. Esta puede ser una decisión difícil, especialmente si tus ingresos se han visto afectados. Respira profundamente, piensa, y luego gasta tu dinero sabiamente.

Revisa el estado de cuenta de tu banco para ver si hay pagos automáticos o renovaciones en camino. Estos pueden pasar desapercibidos fácilmente y puede reducir de forma inesperada el monto de dinero que esperarías tener en tu cuenta.

6. Acción en lugar de distracción

Cuando el estrés se acumule, tendrás ganas de distraerte y de postergarlo todo. La distracción puede ser un buen alivio para el estrés, pero no en este caso. Necesitas enfocarte para mejorar la situación. Una vez que tengas un plan de ataque básico, haz lo necesario para cubrir tus cuentas. Toma la decisión adecuada, aunque sea contraria a tus emociones.

Muchas cosas requerirán tu atención mientras trabajas en esta situación. Surgirán gastos imprevistos, algo se romperá, o una factura que habías olvidado te llegará por correo. Sigue manteniendo tu plan y actúa en consonancia con él.

7. Reduce el número de tus facturas

Una vez que hayas priorizado tus facturas, contacta a cada empresa para ver si hay una forma de reducir el monto de tus pagos. Llama a las compañías de tus tarjetas de crédito para ver si es posible que te bajen la tasa de interés o los cargos. Esto también podría funcionar con las compañías de hipotecas, tu arrendador y las compañías de servicios públicos.

Estas empresas preferirían que establezcas pagos parciales o la mayor parte de su factura en lugar de nada. La negociación puede aliviar un poco las facturas cuando empieces a ponerte al día.

8. Recorta tus gastos extras

Empieza a recortar los lujos de tu lista de gastos. Este es un gran momento para cortar la televisión por cable, dejar las suscripciones y dejar de comer fuera. Vuelve a tu definición de compras esenciales y cuestiona todo en lo que usualmente gastas dinero.

No te preocupes, puedes encontrar muchas maneras de disfrutar de la vida mientras reduces los gastos. En lugar de ver películas con un servicio de pago, mira tus opciones para disfrutarlas de forma gratuita. Compra marcas genéricas, cocina en casa y utiliza tu biblioteca local.

9. Consigue la manera de ganar algo de dinero extra

Ahora que has recortado los gastos, pon más dinero en tu cuenta bancaria encontrando un par de ocupaciones paralelas a tu empleo principal. Primero, vende en Craiglist los artículos que ya no usas o válete de los grupos locales de ventas de Facebook para ello. Haz una venta de garaje con uno o dos amigos para atraer a una gran multitud. ¿Tienes alguna habilidad especial que puedas usar?

Promociona tus servicios localmente y en línea como trabajador independiente.
Busca en los periódicos y en los listados online un trabajo de tiempo parcial. Los supermercados, las tiendas de descuento y los restaurantes siempre están buscando personal. Pregúntale a tus amigos y familiares si conocen a alguien que esté contratando. Haz trabajos ocasionales como jardinería, limpieza de nieve o paseos de perros.

10. Habla con alguien de confianza para que te apoye

¿Recuerdas lo estrechamente ligados que están tu dinero y tus emociones? No pases por este estresante viaje solo. Obtén apoyo de una persona en la que confíes. No tienen que ser un experto en asuntos financieros, pero si necesitas de alguien que tenga un buen historial financiero que pueda apoyarte a llevar a cabo tu plan.

Una de sus funciones más importantes será darte apoyo emocional. Cuando tengas ganas de rendirte o te sientas frustrado, estas personas podrán ayudarte a sentar cabeza y a pensar con claridad.

11. Sé honesto con tu familia

No trates de endulzar esta situación con los miembros de tu familia. No será divertido, pero sé honesto desde el principio. Necesitas a todos comprometidos con tu plan financiero para que funcione. Explícales el problema y las posibles consecuencias si tu situación llegara a empeorar. Diles a todos en la familia cómo habrá que establecer modificaciones que afectarán a todos en cuanto a los gastos y a los ahorros.

Luego dale un viraje positivo y promueve una actitud de equipo. Describe tus objetivos y lo que todos pueden hacer para ayudar. Lo más probable es que estos cambios no duren para siempre, pero al principio podría parecer así. Una vez que todos sepan cómo ayudar, será más fácil mantenerse concentrado y motivado.

Será posible salir del agujero

Salir de una crisis financiera no es un picnic, pero es manejable. Mantén la calma y establece un plan. Actúa todos los días para alcanzar tu objetivo y ten tu red de apoyo a tu lado. Tú y tu familia están juntos en esta crisis y podrán superarla.

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

Mátalos con Amabilidad

Mátalos con Amabilidad

Por

José Andrés Alegría

Todos lo hemos escuchado en las últimas semanas: lávate las manos, mantén distancia social, y compra todo el papel de baño que puedas, ¡oh espera! Nadie dijo esa última parte y sin embargo hay una escasez.

En tiempos de pánico, tendemos a entrar en un modo extraño de supervivencia cavernícola donde o comemos o nos comen, pero ¿por qué? No estoy tratando de entrar en una psicología profunda de la mente humana, pero veo algunos de estos videos de muchedumbres en Wal-Mart peleando por papel higiénico, y me siento triste.

En tiempos como éste, pienso en una historia que me contaron toda mi vida sobre mi abuelo y mi abuela. En resumen, una vez hubo una sequía sin ninguna lluvia a la vista, sin embargo, un día mi abuelo decidió poner afuera todas las ollas, sartenes, tazas o cosas que pudieran contener agua. ¿Por qué? Porque, obviamente, estaba a punto de llover a pesar de que no había ni una nube en el cielo. Después de recibir muchas burlas de sus vecinos, las nubes llegaron, y llovió fuertemente durante unos minutos. En lugar de quedarse con toda el agua que recogió, mi abuelo le dio agua a la gente del vecindario; a las mismas personas que se burlaron de él. Pudo haber guardado toda el agua para sí mismo, pero optó por compartir su abundancia con los que estaban sufriendo.

Es fácil ser egoísta. Por naturaleza, somos criaturas egoístas. Es por eso que enseñamos a nuestros hijos a compartir. Así que cuando llegué a ver ese mismo sentido de comunidad y la acción de compartimiento en mi propia vida, el impacto fue más profundo.

Crecí en el sur de Florida, así que el pánico masivo no es nada nuevo. Ver los vecindarios prepararse para un huracán es algo que la mayoría de la gente no puede experimentar. En comparación con la mentalidad de «cada hombre por sí mismo» que estamos experimentando en estos días, la temporada de huracanes siempre es oportunidad para unir a los vecinos.

Durante la preparación, hacemos lo que tengamos que hacer para organizarnos, pero también ayudamos a la anciana que vive sola al cruzar la calle a poner sus persianas. Lo hacemos sin que nadie nos lo pida. Lo hacemos sólo porque es lo correcto.

He vivido por muchos huracanes, pero si soy completamente honesto, apenas los recuerdo. Llueve tanto en Florida que todo comienza a ser como una nube. Pero nunca olvidaré el huracán Katrina o el huracán Wilma. Llegaron a Florida en 2005 con dos meses de plazo. ¿Por qué los recuerdo tanto? Tal vez fue el pánico que todos sentían al preocuparse por sus casas y familias. Era palpable en el aire. Yo sólo tenía ocho años en ese tiempo, y si podía sentirlo entonces, sólo puedo imaginarme lo que los adultos estaban experimentando en realidad en ese momento.

Pero lo que más recuerdo es lo que paso después del huracán.

En mi casa no teníamos energía eléctrica durante tres semanas después de Katrina. No sé si alguna vez has experimentado el calor de Florida en agosto/septiembre, pero no se lo desearía ni a mi peor enemigo. Gracias al corazón bondadoso de mi vecino, corrieron un cable de extensión desde su casa, al otro lado de la calle, hasta la nuestra. (Ellos obtuvieron energía de nuevo casi de inmediato, ya que hay una tubería de alcantarillado corriendo debajo de su casa.) No fue nada especial, pero nos permitió usar un ventilador por la noche y probablemente un montón de otras cosas pequeñas que no puedo recordar. Todo lo que sé es que la sensación de oír encender el ventilador sigue siendo uno de los recuerdos más vívidos que tengo.

También recuerdo haber jugado básquetbol en la calle con algunos de los niños del vecindario. La mayoría de ellos eran mis primos (crecimos en la misma calle), pero sólo se podía ver una turba de niños corriendo para arriba y para abajo por la calle haciendo cosas de niños. La gente compartía comida; un poco de arroz aquí, una patata allí, un poco de agua embotellada por allí. Un montón de otras cosas se compartieron colectivamente, así que, a una edad temprana, pude ver una comunidad unirse.

No quiero quitar ni menospreciar el daño que esos dos huracanes le hicieron a Florida y a otros estados, pero ese sentido de comunidad y de cuidar las espaldas de los demás en tiempos de crisis, será para siempre parte de lo que soy.

Entonces, ¿cómo aplico ese mismo sentido de comunidad en tiempos en los que no podemos estar físicamente cerca el uno del otro? Es una pregunta que me he estado haciendo durante esta cuarentena. Tal vez no podamos tener barbacoas con gente que llegan ni ponernos al día con los acontecimientos, pero todavía podemos ser una comunidad. La tecnología nos ha mantenido unidos en este mundo particionado en el que ahora vivimos.

¿Cómo podemos practicar amabilidad en esta cuarentena?

No creo que tenga que ser un gesto grandioso como poner persianas o darle agua a la comunidad en tiempo de necesidad. No, creo que es algo más simple como…

  • Comprar una tarjeta de regalo de Starbucks para una enfermera, médico o empleado de un hospital que está trabajando duro para combatir este virus
  • Darle gracias a los trabajadores de las tiendas de comestibles que han estado llegando temprano para limpiar y almacenar toda la tienda todos los días
  • Chequear a nuestros vecinos de edad avanzada para ver si necesitan ayuda para conseguir comestibles o cualquier otra ayuda que necesiten.
  • Chequear con algunos padres que conoces, es posible estén ahora encerrados en una habitación con sus hijos de 3 años. Posiblemente necesitan un par de juguetes nuevos o libros para colorear. Tal vez hasta una botella de vino para sí mismos.
  • Buscando a tus amigos extrovertidos, posiblemente se están volviendo locos en este momento, así que llámalos y hazle un chequeo.

Tal vez no podamos estar en la misma habitación que los demás, pero gracias a la tecnología, todavía podemos mantenernos conectados. Son tiempos salvajes con tantas costumbres cambiando, pero no significa que tengamos que cambiarlo todo. Así que lávate las manos, mantén la distancia y muestra un poco de bondad.

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

Consejos para padres agotados

Consejos para padres agotados

Por

Barb Linek

Bueno lamento decirles que aún no ha terminado. Este virus parece ser tenaz y tardara un tiempo en pasar. Con seguridad diré que después de una semana de estar atrapado en casa con toda la familia 24 horas al día, los 7 días de la semana, estás cansado. Créeme cuando te digo que estás haciendo por tus hijos más que nunca—tratando de ser su maestra, compañera de juegos, arbitro, entrenadora y consejera. —eso sin hablar de cocinar y limpiar y todo lo que se requiere para mantener la casa en forma. ¿Oh, perdón se me olvidaba y encima de todo, tu estas trabajando desde casa? No sabes cómo lo siento, pero si quieres hablo con tu jefe. Esto es sencillamente demasiado.

¿Estás listo para hacer un ajuste de actitud? Vamos a declarar esta fiesta de quejas oficialmente terminada. Como padre ya has pasado por tiempos difíciles antes. Apuesto a que podrías nombrar muchos momentos difíciles que has pasado. ¡Los padres son duros! Aquí hay un ejemplo desagradable de ello. Mis hijos ahora son adultos y se han quedado calvos, pero recuerdo el olor de una noche horrible cuando tenían seis y siete años. Ambos comenzaron a vomitar perritos calientes después de irse a la cama. El vómito no solo les cayó encima y en sus camas, pero cubrió y salpico la pared y el piso junto a sus camas. Nunca me imaginé que sería capaz de limpiar todo ese desastre sin enfermarme por el olor repugnante, pero lo supere, y también los niños (aunque desde entonces no veo los perros calientes de la misma manera). Y la vida continua.

¿Entonces cómo podremos superarlo y sonreír durante las próximas semanas de convivencia familiar 24 horas al día 7 días a la semana? Tengo algunas sugerencias que puedes probar y ver qué es lo que funciona bien a ti.

Cuídate a ti mismo

Haz escuchado a la azafata decir, “Ponte la mascarilla de oxígeno primero tú.” Eso es de critica importancia aquí. Que quiere decir eso:

Ten un horario regular para dormir

Duerme de siete a ocho horas en la noche. Si te quedas despierto viendo películas hasta las 2:00 AM, no te alegrara que tu hijo salte de la cama a las 7:00 AM. Un sueño de calidad hace del mundo un lugar atractivo, te lo prometo.

Haz ejercicio

El ejercicio es un gran alivio del estrés. Si ya sé que el gimnasio está cerrado, pero puedes organizar un concurso de baile con tus hijos. ¡Ve afuera por un rato, en su paseo busquen signos de la presencia de la primavera! , o encuentra un video de yoga o de Pilates en YouTube. Haz algo físico todos los días.

No intentes alejarte de tus problemas

No digo que el viernes por la noche no sería buena idea tener una “hora feliz”, pero encontremos una mejor solución que el alcohol para disipar nuestras presiones diarias. (Ver el ejercicio de arriba.)

Come algo saludable

Ya sé que los niños prefieren galletas y papas fritas, pero como adulto, sabes que no te sentirás bien comiendo solo carbohidratos todos los días. Recuerde, proteínas, frutas, y vegetales harán a tu cuerpo sentirse mejor. Intente mantener la rutina con un horario de comidas para mantener su cuerpo sincronizado.

Mantenga un diario de agradecimientos

Nada especial escribe tres cosas por las que estés agradecido cada noche. Pregunte a sus hijos porque están agradecidos, sobre todo en estos tiempos. Tenemos más bendiciones de las que podemos contar, si es que nos tomamos el tiempo para notarlo. ¿Tienes agua limpia cuando abres la llave? ¿Tienes una compañero que te sonríe y ayuda a realizar las tareas del hogar? ¿Salió el sol esta mañana? ¿Él bebe dijo una nueva palabra el día de hoy? Quizá puedas enumerar más de tres bendiciones por noche.

Conéctate con otros

Contacta a alguien cuando estés teniendo un mal día. Todos tienen días así y necesitan ayuda. ¡El teléfono es nuestro salvavidas en estos momentos! Llame y cuéntele sus frustraciones a alguien, a un amigo, a un familiar, o al pastor que siempre está dispuesto a escuchar. Ventilar sus frustraciones es realmente beneficioso para la salud física y mental.

No hay nada malo en que a su familia no le está yendo bien en este momento. La situación actual no se parece a nada que hayamos visto antes. Aquí hay un par de recursos que puede usar 24/7. Llama o envía mensajes de texto a alguien que entienda por lo que estás pasando. El poder conectarnos o hablar en chat (vivo) también está disponible en la mayoría de los sitios web y medios sociales. Todas las llamadas son totalmente confidenciales.

  • Child help National Child Abuse Hotline: text or call 1-800-422-4453 (Disponible en español).
  • National Suicide Prevention Hotline: call 1-800-273-8255 (1-888-628-9454 en español).
  • Domestic Violence Hotline: call 1-800-799-7233 (Disponible en español)

Cuida a los demás

¡Respira hondo y sonríe! Ahora que se siente más lleno de energía enfoquémonos hacia afuera. En lugar de preocuparse tanto por ustedes mismos, hable con sus hijos acerca de ayudar a los más necesitados durante estos días difíciles. ¿Quién está teniendo más dificultades que su familia para superar esto? Que puedes hacer—de manera segura—hágales saber que son importantes para alguien. Incluso el gesto más pequeño alegrara el día de alguien que está aislado y que por ello sufre depresión.

  • ¿Tienes un vecino de más de 60 años de edad o que tiene una condición de salud? Deje su nombre y número de teléfono en una nota grande pegada en su puerta o ventana. (O en cualquier lugar que estés seguro que lo vean). A lo mejor necesitan comida para su mascota, o productos de limpieza, o solo alguien con quien hablar. O dejarle uno de los dibujos de los niños, o proporcionarles un platillo de comida casera, dejarles una revista, o un ramo de flores en su puerta. Quizá les interese tratar de ver algunas películas en Netflix o conectarse por zoom con su familia o amigos si tú tienes la paciencia de explicárselos y ayudarlos por teléfono.
  • Haga una búsqueda en línea de alguna organización comunitaria sin fines de lucro que trabaje con la gente necesitada o sin hogar de su comunidad. Quizá estén buscando por donadores o voluntarios para un Proyecto urgente. O quizá necesiten a alguien que ayude a hacer llamadas telefónicas. De una contribución en línea si puede ya que la mayoría de las organizaciones sin fines de lucro necesitaran apoyo adicional en este tiempo.
  •  Llame a un familiar con el que no ha hablado en mucho tiempo. La tía Susi podría sentirse feliz recibiendo una llamada de video chat con tus hijos en este momento. El fortalecer las conexiones familiares puede ser el mejor resultado que obtendremos de esta situación.
  • Escribe una nota o manda uno de los mejores dibujos de tus hijos a un amigo de la iglesia, a un compañero de trabajo, al abuelito para animarlo en estos días. ¿No tienes estampillas? Visite el sitio web de USPS para imprimir la estampilla o comprar sellos de la máquina que funciona 24/7 en la oficina de correos (¡o y no olvides usar el gel antibacterial después de tocar los botones de la máquina!).
  • Llama a alguno de los padres de familia y pregúntale cómo les está yendo a ellos. Escucha sus preocupaciones y afirmarlo hazle saber que no están solos.
    Siento mucho que ninguno de estos consejos es la cura mágica para liberarte de este encierro, pero espero que estas sugerencias le ayuden a reenfocarse y a tener una actitud más positiva a medida que este virus sigue su curso. Tal vez un amigo tenga una mejor idea de cómo ayudarlo a superar esta crisis con una sonrisa en la boca.

¡Lo cierto es que, Estamos todos juntos en esto!

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

Cómo manejar la ansiedad con la crisis de COVID-19

Cómo manejar la ansiedad con la crisis de COVID-19

Por

Erika Krull

Si alguna vez ha habido un momento para que te esmeres cuidándote, es éste que estamos viviendo. Tu salud es máxima prioridad en este minuto. Es normal sentirse estresado y ansioso con la crisis del COVID-19 en aumento.

Nadie sabe cuándo las cosas volverán a la normalidad o cuándo volveremos a sentirnos de nuevo seguros. Concéntrate en el día de hoy y perdónate en caso de que sientas que has cometido alguna falta. Todos estamos pasando por esto juntos.

Dale nombre a tu emoción

Con todo lo que está pasando, puede que te sientas mal, pero no un malestar corporal sino, más bien un pesar. Si tienes problemas para identificar lo que sientes, algunas de estas descripciones podrían describir lo que estás experimentando.

Pesar anticipado

¿Te sientes triste cada vez que miras tu calendario? Estás sintiendo una pena por adelantado. ¿Esta tristeza te invade cuando te das cuenta de que pronto te perderás de algo? Las escuelas están cerradas y los eventos deportivos se han venido cancelando alrededor del mundo. Sientes pesar por las actividades que ya no puedes hacer.

La culpa del sobreviviente

Las noticias están llenas de historias aterradoras y de imágenes alarmantes de enfermos y moribundos. Si aún no te has visto afectado personalmente por el virus, puedes sentirte un poco culpable.

Estar aburrido e incómodo no es nada en comparación con estar atemorizado por tu seguridad. Puede que estés agradecido por tu salud y seguridad, pero puede que esto no te sea tan reconfortante.

Sentirse demasiado empático

Ver las noticias en estos días resulta muy difícil. Saber acerca de cuán sobrecargados de trabajo y preocupados se encuentran los médicos y el personal en urgencias puede resultar emocionalmente agotador. Es difícil ver a la gente sufrir cuando no puedes hacer nada al respecto.

Cómo manejar su ansiedad

Lo que sea que estés sintiendo en este momento está bien.

Preocupado, asustado, aburrido, entretenido, frustrado, confundido, seguro, aliviado, inquieto, triste, agitado, determinado: estos y muchos otros sentimientos son normales en estas circunstancias.

Cualquier cosa que te haga sentir incómodo en este momento probablemente puede ser una consecuencia de la ansiedad. Prueba algunos de estos consejos para aliviar los síntomas del estrés y la preocupación que esta situación puede generarte.

Si te es posible, haz ejercicio al aire libre

Lo bueno del ejercicio es que puedes hacerlo casi en cualquier lugar. Si el clima es bueno y tienes espacio, sal a la calle. Será maravilloso si puedes hacerlo y sentirte seguro. Un paseo al aire libre hará maravillas en tu corazón.

Sus endorfinas naturales se liberarán a través de tu cuerpo y mejorarán tu estado anímico. El aumento de oxígeno encenderá tu cerebro. Si te sientes atrapado dentro de tu casa, sal, levanta pesas, utiliza una manta para yoga, una pelota de ejercicio, o cualquier otro equipo que tengas a tu disposición en casa.

Muévete hasta que pierdas el aliento y te sientas sudoroso. Esto ayudará a tu cuerpo a relajarse y será una gran y maravillosa distracción.

Pon las noticias en perspectiva

La mayoría de las noticias que se sucedieron ayer fueron terribles. Muchas de las noticias de hoy probablemente también lo serán. Hay algunas historias positivas de comunidades que se unen y protegen a la gente. Lamentablemente, esas historias son un poco más difíciles de encontrar.

No hay una manera positiva de ver esta situación, trata de mantenerte informado sin que te abrume.

Revisa las noticias con mucho menos frecuencia de lo que lo haces normalmente. Si las redes sociales te ayudan a sentirte conectado, desconéctate o silencia a cualquier contacto u organización que comparta muchas actualizaciones de COVID-19. Trata de mantener tus redes con noticias positivas y edificantes.

Mantén una perspectiva positiva

Mirar las noticias en este minuto puede destrozar incluso al más optimista. Es duro, y no hay forma de saber cuándo mejorarán las cosas. Sin embargo, es importante que recuerdes que tienes el 100% del control de tu actitud.
Las cosas pueden parecer inciertas y peligrosas, pero aun así puedes aportar positividad a tu día. El secreto es centrarse en el presente.

Puedes hacer reír a tus hijos. Puedes apreciar lo que tu cónyuge hace en casa como parte de su trabajo. Puedes hablar con un amigo o con un familiar mayor. Marca la diferencia en este momento y podrás mantener una actitud más positiva.

Trata de descansar

Entendemos que esto es difícil. Toda la crisis de COVID-19 es una situación aterradora y extraña. Ni siquiera parece parte de la realidad. Así que tener un sueño regular, reparador y de calidad todas las noches puede haberse convertido en algo poco común. Hazlo lo mejor que puedas para alcanzar esa meta. Establecer una rutina con los siguientes pasos podría ayudarte:

  • Mantén tus horarios de irte a la cama como lo haces en condiciones normales. El horario de trabajo y escuela de tu familia te volverán loco al punto que llegarás a no recordar qué día es.
  • Haz cosas agradables antes de acostarte.
  • Apaga las redes sociales o las noticias mucho antes de ir a la cama.
  • Toma un baño caliente después de la cena.
  • Inspirar lentamente mientras cuentas hasta 4 y expirar mientras cuentas hasta 4 también, te ayudará a relajarte.
  • Lee ese libro que no terminaste en tus últimas vacaciones.

Y si no puedes dormir, no te culpes ni te sientas mal. En este minuto, hay millones de personas con el mismo problema.

En cualquier momento, te cansarás y te quedarás dormido. Toma una siesta si puedes. De lo contrario, sírvete un café, empieza tu día y vuelve a intentarlo de nuevo esa noche hasta que logres tener un descanso reparador.

Mantén una dieta saludable

Cada bocadillo está a la vuelta de la esquina en tu nueva oficina improvisada. Resiste la tentación de comer por algo más que no sea hambre. Sí, puedes tener bocadillos y golosinas, pero asegúrate de usar esas valiosas idas al supermercado para comprar alimentos saludables.

Mantener una dieta balanceada te ayudará a preservar tus emociones a raya a lo largo del día. Además, trata de conservar tus comidas regulares. Nadie te juzgará porque hagas una merienda con chocolate a las 9:30 de la mañana, pero asegúrate de no saltarte las comidas principales.

Mantén activo tu círculo social

No dejes que el distanciamiento social te aleje de tus seres queridos. Cuando te sientes ansioso, tu red de apoyo es más importante que nunca. Para acortar las distancias puedes utilizar las siguientes herramientas:

Video chat: Si tus seres queridos son expertos en tecnología, haz un video chat. No puedes abrazarlos a través de Skype, pero es la mejor opción en estos días.

Mensajes de texto: Un rápido «¿cómo estás?» es una forma fácil de comunicarse. Todos están un poco nerviosos, así que un mensaje personal rápido siempre será muy apreciado.

Llamada telefónica: Un contacto telefónico a la antigua es rápido, fácil, y todos los que conoces tienen un teléfono. Puedes visitar a cualquiera, desde tu sobrina de 5 años hasta tu tía abuela de 90 años, gracias a la inmediatez de una llamada.

Escribe una carta: Utiliza este antiguo método y aprovecha para practicar tu cursiva con una carta escrita a mano. Esta será la perfecta combinación de comunicación y creatividad.

Aprovecha esta oportunidad…

Es probable que te quedes en casa por quién sabe cuánto tiempo. Todo puede sentirse un poco abrumador. Aprovecha esta oportunidad para buscar distracciones divertidas y creativas que se encuentran delante de tus narices.

Busca pequeños proyectos y aventuras en casa para los que nunca has tenido tiempo.

  • Siente la satisfacción de limpiar un armario de baño que está desorganizado.
  • Haz el rompecabezas de 1000 piezas que te regalaron en Navidad.
  • Encuentra viejos videos familiares y vuélvelos a ver.
  • Conviértete en un maestro del Monopolio.
  • Realiza un viejo pasatiempo que no has hecho en mucho tiempo.

Quién sabe, una de estas actividades podría brindarte una gran alegría y ayudarte a olvidar un poco esta situación.

¿Cómo manejas la ansiedad?

Tienes algunas formas probadas y reales de animarte cuando las cosas se ven mal. Cuéntanos, ¿qué hace para subirte el ánimo? ¿Cómo te calmas cuando el mundo a tu alrededor parece venirse abajo?

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

9 consejos para lidiar con la incertidumbre que nos produce el Coronavirus

9 consejos para lidiar con la incertidumbre que nos produce el Coronavirus

Por
Erika Krull

La crisis del coronavirus está cambiando nuestro mundo tal y como lo conocíamos. En un día cualquiera se generan más noticias de las que puedes leer o digerir. ¿Cómo estarán las cosas hoy en mi trabajo? ¿Cerrarán la escuela de mi hijo esta semana? ¿Alguno de mis seres queridos contraerá esta enfermedad?

Simplemente no hay una respuesta sencilla para lo que nos depara el futuro cercano. Pero puedes vivir cada día a la vez y aprender a vivir con estos cambios. No estás solo, y es normal sentir más estrés de lo normal en este momento.

¿Cómo resolverás hoy, o incluso mañana? ¿Alguien recuerda lo que es la vida real? Tal vez no, pero de seguro podrás superarlo con un poco de ayuda y algunos buenos consejos.

Cambios en las actividades escolares

Tu hija ha estado preguntándote acerca de su fiesta de graduación. Tu hijo habla a menudo de sus partidos de fútbol y béisbol. Tus amigos, que también son padres, se preguntan sobre la feria de la escuela que se celebrará en mayo. ¿Y ahora qué?

Hace tan solo unas semanas, tu calendario familiar mostraba muchas actividades divertidas para los próximos meses. Ahora parece incómodamente vacío. ¿Deberías borrar el gran torneo de fútbol del fin de semana? ¿O quizás dejarlo ahí, pero no mencionarlo?

El COVID-19 es una verdadera emergencia de salud. Es grave y los grandes cambios por los que estamos pasando, como consecuencia de esta pandemia, son importantes. Sentirse y saberse seguro trae consigo muchos cambios, a veces, demasiados, para creerlo.

Cómo enfrentar esta situación

Identifica ese sentimiento

¿Has notado un extraño dolor en tu corazón en las últimas semanas? Probablemente sea un pesar. Con la pena pueden venir muchos otros sentimientos como la ansiedad, la tristeza, la ira y el anhelo.
Estás sintiendo que debes afrontar muchas pérdidas en tu familia, y éste es un sentimiento que compartes con el mundo entero. Estas pérdidas son reales. Está bien que tú y tu familia se sientan tristes por los partidos de béisbol, las reuniones para conversar y los picnics escolares que pueden o no suceder.

Manifiesta tu dolor

Puedes molestarte y sentirte triste. Es importante que sepas que las emociones se mueven a través de ti. Siente lo que sientes y déjalo pasar. Otra emoción vendrá a ti tan pronto te liberes de esa. No te sentirás triste para siempre. Puedes encontrar la felicidad hoy y al día siguiente también.

Aférrate a la esperanza

Tú y tu familia podrán volver a tener cosas divertidas en el calendario. Puede que en este minuto no lo parezca, pero esta es una situación temporal. Es difícil decir cuándo mejorarán las cosas, pero lo harán. Ten fe en que la vida será hermosa de nuevo y te sentirás aliviado.

La incertidumbre financiera

No mires ninguna de tus cuentas de inversión en este momento. Ni siquiera pienses en ello. Los altibajos de la bolsa de valores han sido vertiginosos últimamente.

Puede que te hayan recortado la jornada laboral. Puede que conozcas a alguien que haya sido despedido o que haya pedido un permiso. O puede que seas uno de los millones de propietarios de pequeños negocios que se preguntan cuál es su futuro financiero.

No hay duda de que el mundo entero se enfrenta a la incertidumbre financiera. Comunidades de todos los tamaños están tratando de mantener sus economías en marcha. ¿Qué significa esto para ti? Son muchas las preguntas y pocas las respuestas.

Cómo enfrentar esta situación

Analiza tus finanzas hoy

¿Con qué tipo de presupuesto trabajas? ¿Es muy ajustado o tienes algún margen para maniobrar? Invierte tu presupuesto gastando en tus obligaciones, pero procura reservar algunos ahorros.

Compra algunos comestibles extra cada semana para que vayas acumulando en una especia de despensa. Pero no te salgas de tu presupuesto. El dinero extra que puedas ahorrar en este momento podría ayudarte si tu trabajo se ve afectado más adelante.

No tomes decisiones emocionales sobre el dinero

Es mucho más fácil tomar malas decisiones cuando se es emocional. Las emociones no están bien o mal. Simplemente no usan la lógica.

¿Tienes ganas de cobrar tu cuenta de jubilación y depositarla en el banco? ¿Estás haciendo demasiada “terapia de compras” para sentirte mejor? Ninguna de las dos es una buena idea.

El miedo puede ser una mala decisión. No dejes que sea el que encargue de tu billetera.

Habla con un asesor financiero

Hablando de emociones, este podría ser el momento adecuado para obtener ayuda de un asesor financiero. Son tiempos difíciles, especialmente si no has establecido un plan financiero.

Un asesor puede ayudarte a tomar decisiones desde un punto de vista profesional. Puede guiarte con consejos sólidos en estos tiempos difíciles.

Cambios en el trabajo

En este momento, el mundo laboral es cualquier cosa menos normal. Las empresas de todos los tamaños se enfrentan a un gran desafío. Necesitan mantener a la gente trabajando y mantener sus lugares de trabajo seguros.

Tu puedes ser uno de los millones de personas que se están adaptando a la vida de laboral desde casa. Probablemente te avisaron con tan solo unos días de anticipación acerca de este cambio, con una semana, quizás, si tuviste suerte.

De repente, todo el mundo está aprendiendo a usar aplicaciones de reuniones online como Zoom y Skype para mantenerse en contacto. Muchas mesas de cocina, súbitamente, se han convertido en oficinas improvisadas. Los niños, los cónyuges y las mascotas son los nuevos (y ruidosos) compañeros de trabajo.

Los trabajadores de la salud, los empleados de los supermercados y los rescatistas están en el trabajo, incluso a riesgo de enfermarse. En tu caso, si eres menos afortunado, podrías tener la incertidumbre de si tendrás trabajo por mucho tiempo.

Cómo enfrentar esta situación

Trabaja desde casa

Mantente en contacto con tu empleador y maneja tus opciones. Trabajar desde casa puede ser más seguro, pero también puede llegar a ser frustrante. Procura encontrar un espacio en tu casa desde el que puedas trabajar con tranquilidad.
Comprende que serás interrumpido. Algunos días irán bien y otros no. Date un respiro. Son muchos los empleados que ahora deben trabajar desde su hogar y se encuentran en la misma posición que tú.

Consejos para padres que debe ayudar con la escuela online

Si tienes hijos en edad escolar, tu cocina es su nueva aula. Y puedes convertirte en un maestro voluntario a tiempo parcial. Los maestros harán todo lo posible para ayudar a tus hijos a terminar el año escolar, pero nadie espera que las últimas semanas sean perfectas.

Hagan lo mejor que puedan y perdónense mucho. Intenta seguir algún tipo de horario, pero no seas demasiado estricto. Tómate un descanso del horario escolar. Pon distancia antes de que tú o tus hijos se molesten.
Tengan a mano algunos bocadillos y fomenten el recreo para todos, tú incluido.

Trabajar en un entorno de alto riesgo

Dependiendo de tu trabajo, es posible que se te exija que vayas a tu lugar de trabajo u oficina. Es posible que tengas que hacer cosas adicionales para mantenerte y sentirte seguro, tanto en el trabajo como cuando regrese a casa.
Crea una rutina de limpieza y de cambio de ropa. Cuida más tus niveles de estrés y tus horas de sueño. Es posible que sientas mayor ansiedad debido al riesgo adicional que corres en el trabajo. Habla con tus seres queridos si te sientes abrumado. Tu trabajo es importante en este momento y es necesario que todos lo entiendan.

Lidiar con la incertidumbre

Cuando la vida es incierta, es importante hacer una pausa y respirar. Eso podría sonar demasiado simple para funcionar, pero cuando todo se sienta fuera de control, trata de mantener todo lo más simple posible. Concéntrate en las cosas que puedes controlar.

Puedes hacer ejercicios, tratar de controlar tu respiración, elegir lo que comes y enfocar tu mente. Pon tu atención en estas cosas. Mantente conectado con tus seres queridos. Cuídate.

Estas acciones no resolverán la crisis de hoy. Pero te ayudarán a sacar lo mejor de la situación en la que te encuentras hoy.

¿Cómo puedes ayudar a tu familia y a tus vecinos?

Comparte con nosotros tus consejos para manejar con tus hijos la escuela en línea. Déjanos saber cuál es tu método para trabajar desde tu casa con tu cónyuge e hijos en los comentarios que aparecen a continuación.

——

Para más consejos acerca de relaciones, sigue a Family Bridges en las redes sociales: @lazosdefamiliausa

——–

Erika Krull es una escritora de salud mental con una maestría en consejería. Ha trabajado con familias e individuos en una variedad de entornos terapéuticos. También ha escrito para una variedad de sitios web de salud mental y bienestar desde 2006. Erika vive en Nebraska con su esposo, su perro y sus tres hijas