Cruzar la Línea de Meta

Cruzar la Línea de Meta

Por
Omaira Gonzalez

Mi esposo y yo nos unimos a una caminata / Carrera 5K. Estábamos muy entusiasmados de hacer esto juntos y porque era una buena causa. Sin embargo, ese día nos despertamos con un cielo gris, hacía frío y llovía. Ninguno de los dos tenia mucha motivación para salir y corer. De todos modos decidimos abrigarnos y estar listos para participar. Nos dirigimos al lugar de la carrera y nos unimos al resto de las personas que, como nosotros, decidieron no dejar que el clima de Chicago los detuviera.

Esta carrera me hizo reflexionar sobre cómo mi esposo y yo nos unimos y decidimos: “Oye, vamos a casarnos”. Desde entonces, nos unimos a una maratón llamada matrimonio. ¡Cuando empezamos esta carrera, fue muy emocionante! Soñamos con toda una vida de felicidad, sol y arco iris. Nos preparamos, nos pusimos nuestras mejores zapatillas para corer y nos aseguramos de que cada uno tuviera agua para mantenernos hidratados en los momentos en que las cosas se pusieran secas en nuestra relación.

¡Prepárate! ¡Prepárate! ¡Vete! ¡Estábamos listos! Hasta el día en que apareció una nube gris en el cielo llamada “diferencias”. Quiero decir, sabíamos que éramos diferentes, obvio, él es chico y yo niña y nos gustan cosas diferentes. Pero no es a eso a lo que me refiero. Estoy hablando de las “diferencias” que se ponen debajo de la piel. Lo curioso es que, usualmente, son las cosas sutiles las que te afectan. Por ejemplo: a ti te gusta ver las cosas ordenadas y él es una persona desordenada; él quiere ver deportes todo el día, y tú no tanto; uno deja las cosas para luego y el otro las quiere al momento; uno es un gastador y el otro quiere ahorrarlo todo; uno quiere hablar de sus sentimientos y el otro no escucha.

Estos escenarios pueden parecer tontos o quizás no tan tontos, son cosas pequeñas que se van acumulando en tu relación y la carrera juntos se siente como si estuvieran corriendo bajo un cielo gris, lluvias ligeras y, a veces, una que otra tormenta eléctrica. Ves menos sol porque la nube de diferencias està ahora sobre ti. Esto puede ser muy frustrante y desalentador.

Te fatigas en medio de tu carrera cuando te enfrentas a estos desafíos. Comienzas muy emocionado y con un objetivo en mente para cruzar la línea de meta. Pero, ¿cómo continúas una carrera cuando no estás tan motivado como cuando comenzaste?

Cuando mi esposo y yo estábamos entrando en nuestra última milla, nos cansamos y fatigamos. La Lluvia y el frío no nos ayudaron en lo absoluto y comenzamos a desanimarnos. Sentí que esta última milla me estaba pesando; en ese momento mi esposo me miró y me dijo “ya casi llegamos, temenos esto, crucemos esta línea de meta juntos”. Y luego me ofreció su brazo. Lo agarré y encontré el apoyo que necesitaba para terminar nuestra última milla. En ese momento no importaba cómo me sentía o qué tipo de clima había, estaba feliz e tenerlo a mi lado para terminar esta carrera como pareja, como cuando empezamos.

En el matrimonio tendrá diferencias y su propia experiencia, dificultades y desafíos inesperados. Sin embargo, en mis 30 años de matrimonio, lo que más he descubierto acerca de permanecer en esta maratón es que no se trata tanto de cómo sobrellevar la tormenta, sino de cómo motivarnos, mutuamente para permanecer en la carrera y cruzar la línea de meta juntos.

Para obtener más consejos sobre relaciones, siga a Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamilia.

——–

Omaira González es la Directora de Operaciones de Lazos de Familia. Omaira y su esposo de más de 30 años aman la Aventura, las largas caminatas y los espectáculos de Broadway. Con sus hijos y nieta, disfrutan de excelentes comidas y juegos de mesa. ¡Y perder no es una opción!

Talk To Us

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *