1, 2, 3… BALANCE; 1, 2, 3… EQUILIBRIO

1, 2, 3… BALANCE; 1, 2, 3… EQUILIBRIO

Por
Elsa Monroig

En ocasiones, el afán de la vida no nos permite darnos cuenta de que estamos perdiendo mucho terreno en lo que realmente tiene valor: LA VIDA DE NUESTROS HIJOS.

¿Alguna vez te has preguntado cuán rápido crecen los hijos? Tal vez te puede parecer un cliché, pero realmente los hijos crecen rápido. Piensa… crecen rápido. No pierdas la oportunidad de disfrutar de esos seres maravillosos que Dios te ha confiado para que sean tus hijos.

Ser madre te convierte en un ser esforzado y en una mujer maravilla en la vida real. Todo tu tiempo está ocupado con una multiplicidad de tareas y responsabilidades, y en la mayoría de los casos, todo es por darle lo mejor a tus hijos. Pero… ¡détente! ¿cómo sabes lo que es mejor para tus hijos si no pasas tiempo con ellos?

Es urgente que hagas un balance en todos tus haberes, un equilibrio entre tus obligaciones familiares y las profesionales. Tus hijos están ahí, esperan por ti. Cuando Dios te dio el privilegio de ser madre, vio en ti a un ser especial con características únicas que te distinguen. Nadie tiene tu ADN ni tus experiencias para poder criar seres especiales y maravillosos como son tus hijos.

Toma tiempo para observarlos y descubre cosas nuevas que no sabías de ellos y que pueden ser complemento tuyo como ser humano. Escúchales con precisión, tienen mucho que decir y pueden cambiar tu percepción del mundo. Abrázalos, a lo mejor es lo único que necesitan de ti. Tener ese contacto físico contigo que los llena de fuerza para seguir hacia adelante. Dales un beso. Muchas veces esto les recuerda cuánto los amas. Es un momento de tanta cercanía que sus latidos y los tuyos se abrazan en el corazón.

Ser madre es mucho más que trabajar arduamente con el afán de conseguir cosas materiales para nuestros hijos. Cambia tus prioridades. Comienza con la fuerza de querer saber quiénes son tus hijos. ¿Qué les gusta? ¿Qué les interesa? ¿Qué los hace únicos y especiales? Ya sabes que son maravillosos y tienen mucho que aportar.

Libérate del estrés de conseguir lo que el estatus económico te exige y dedica tus fuerzas hasta conseguir que esos seres se conviertan en individuos capaces de diseñar y labrar su futuro con las herramientas que le diste, No hay mayor orgullo para una madre que verlos crecer cosechando grandes logros y tener un futuro prometedor.

Esfuérzate y se valiente, como dijo el gran profeta, hasta alcanzar las maravillas del deber cumplido. Extiende tu cabaña con cosas que son gratis y más valiosas que todo el dinero del mundo: valores bien fundados, detalles (juegos, locuras, ocurrencias, sorpresas sin motivo en particular) que logran seres humanos fuertes, felices, creativos y victoriosos. Serán personas decididas y confiadas en sí mismas, además de llenas de amor.

Tus hijos son y serán el reflejo tuyo y de tu valioso esfuerzo. Dedícales tiempo, no basta con la calidad porque la cantidad también cuenta. Ellos se lo merecen. Merecen una mamá que está presente y se deja sentir.

Piensa… crecen rápido. Todavía estás a tiempo para hacer el balance y el equilibrio necesarios para influenciar la vida de tus hijos. No te vas a arrepentir y ellos te lo van a agradecer toda la vida. Vas a ser reconocida como una Súper Mamá siempre y serás la Mujer Maravilla más codiciada aun cuando lleguen a la adultez.

Acepta el reto. Lo demás va a llegar por añadidura. Todo lo material está ya hecho, pero el interior del ser humano hay que construirlo; y el de tus hijos te toca a ti: Mujer fuerte, esforzada y valiente.

Para obtener más consejos sobre relaciones, siga a Family Bridges/Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamiliausa

Mi Abuelita es la Best Grandma

Mi Abuelita es la Best Grandma

Por
Elsa Monroig

“Las abuelas nunca se quedan sin abrazos ni galletitas.” (Autor desconocido)

En esta ocasión voy a hablar de la importancia maravillosa de disfrutar de la presencia de las abuelas en nuestras vidas. Sus consejos, mimos, complicidades y hasta sus palabras de consuelo fueron esenciales en nuestra formación cuando éramos niños y vitales cuando llegamos a ser adultos. Esa fue mi experiencia con mi amada abuelita. Ahora lo puedo explicar.

Es una química íntima que se da casi instatáneamente cuando se conocen ese ser maravilloso que acaba de nacer y este otro ser incondicional lleno de experiencia y de esperanzas. Ser abuelas es un privilegio que nos permite la vida para consolidarnos en los últimos tiempos de nuestra existencia.

Esos ojos brillantes que te miran con Inocencia y desconocimiento total del mundo que le rodea, te inspiran a convertirte en un elemento clave en su vida. Su respirar es el tuyo, sus ansias de crecer son las tuyas, su dolor es el tuyo.

Las huellas que las abuelas podemos marcar en el terreno fértil de la vida de nuestros nietos, pueden ser tan profundas y necesarias para que se conviertan en adultos robustos y mejores seres humanos.

La sorpresa que los ocupa cuando los buscamos a la escuela luego de un intenso día, las meriendas de sus gustitos cuando llegan a visitarnos a casa, el ser su fan #1 en todo lo que hacen; te convierte en una estrella en su firmamento. “You are the best grandma in the world never I seen”, son palabras que retumban como eco en tu pensamiento cuando no están contigo. Sus peguntas acompañadas de miradas dulces y palabras tiernas te llevan a contestar SI, en la mayoría de las ocasiones.

“Grandma I love you to the sky or to the universe”. ¡Wao! son palabras que te hacen sentirte tan especial como el haber ganado una importante competencia o librado una gran batalla. Te has convertido en parte importante del núcleo de esos seres humanos especiales. “Thank you grandma por la surprise que me diste. You are special for me”. Eso es marcar la vida de unos seres tan maravillosos como son los nietos.

Aprovechemos la oportunidad de haber llegado a ser abuelas, no todo el mundo ha podido estar en este momento ni tener este gran privilegio. Aun en el peor invierno nuestro, siempre hay una hermosa y eterna primavera con la flor de la vida de nuestros nietos. Nunca hay noches oscuras con ellos, ni días sin luz solar.

Las abuelas llenamos los espacios especiales en la vida de nuestros nietos que han sido reservados solo para nosotras. No hay que luchar por ellos (por los espacios), hay que saberlos aprovechar. Tu persona será un ícono difícil de olvidar y pasar por alto.

En el momento en que ya no estemos físicamente con ellos, tu recuerdo los llenará de nuevas fuerzas para seguir hacia adelante. Tus huellas ayudarán a esculpir su camino y tus momentos compartidos serán tan especiales que siempre estarán presente. Esa es mi esperanza con mis amados y hermosos nietos porque es la realidad que vivo día a día de mi experiencia con mi amada abuelita.

¡Adelante, abuelas! Dios nos ha coronado como reinas con la vida de nuestros nietos. ¡Qué vivan las abuelas más bellas del mundo!

Para obtener más consejos sobre relaciones, siga a Family Bridges/Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamiliausa

El Amor de Una Madre

El Amor de Una Madre

Por
Savannah Gonzalez

Nunca he visto el amor de una madre tan grande como lo he visto en mi mamá. ¿Pueden creer que nunca he visto a mi mamá enojada? De los 32 años que la conozco, nunca la he visto enojada, nunca se queja de nada. Siempre, cuando llegan las fechas del día de las madres, navidad o su cumpleaños, nunca me pide nada. Y al contrario, yo siempre le quiero dar lo que quiera, pero siempre me dice que no le regale nada. Creo que no me había dado cuenta de lo mucho que nos ama a mi hermano y a mí, hasta ahora que soy mamá.

Cuando nacieron mis mellizos, me pegó la famosa depresión posparto. Todos los días lloraba, me sentía encerrada, mi mente no podía ver hacia el futuro. Se me hacia muy difícil cuidar a mis bebés. Mi mamá, teniendo un increíble trabajo, me veía lo mal que estaba y ella decidió dejar su trabajo para estar conmigo a tiempo completo, ayudándome con los niños. Fue ahí donde me di cuenta del amor tan grande que puede tener una madre hacia sus hijos, los sacrificios que hace una madre por cuidar y proteger a sus hijos. Hay tanto que le quiero agradecer a mi mamá, pero las palabras no son suficientes. Amo tanto a mi mamá y le agradezco a Dios por haberme mandado a una mamá llena de amor. Ella me inspira a querer ser como ella. Quiero ser una mamá amorosa como ella. No quiero que mis hijos se preocupen por mí. Quiero estar ahí para ellos cuando necesiten ayuda, como lo ha hecho mi mamá conmigo. Te amo ma’.

«Una madre llora y se ríe; castiga y elogia; siente el dolor y la emoción con los logros o las decepciones de sus hijos. Ser madre es una demostración de exceso dentro de límites definidos. Ella se ríe, elogia y está contenta porque está orgullosa y quiere desarrollar la autoestima de sus hijos; ella llora, castiga y duele porque quiere que sus hijos desarrollen el carácter.» Leer más sobre El Arte de Ser Mamá.

Para obtener más consejos sobre relaciones, siga a Family Bridges/Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamiliausa

—-

Savannah González es Asistente de Proyectos y Contenido Creativo en Lazos de Familia. Expresa su creatividad más en las redes sociales. Ciando no está trabajando, pasa la mayor parte del tiempo con su esposo y sus gemelos, o encontrando ofertas increíbles en Goodwill, o mirando películas o sirviendo en su iglesia.

Puede seguirla en Instagram @savannahperez

Lo Urgente vs Lo Importante

Lo Urgente vs Lo Importante

por
Cinthya Alarcón

La jornada de una Mamá Insomne

Tengo la gran bendición de tener a dos pequeños que me llaman mamá. Mi hija Joyci de 5 años y mi bebé Jedediah, de poco más de un año.  Cuando nació mi hijo, obviamente hubo ajustes en la dinámica familiar a los que nos pudimos acoplar muy bien, pero nada nos preparó para las noches de desvelo que este pequeño nos haría pasar.

Si algo he aprendido desde que tengo la dicha de ser mamá es que debo disfrutar de toda etapa por difícil que sea, porque pasará y llegará a su fin. Y es que las dificultades que enfrentamos en cada etapa tienen el potencial de cegarnos a tal grado que nos impide disfrutar del HOY y del regalo que cada una trae con ella.

Lo confieso, a diario tengo que tomar una pausa y recordar que lo urgente no debe hacerme olvidar lo importante.  Te explico.

Desde que nuestro hijo nació, no dormía ni de día ni de noche. Cuando lográbamos dormirlo, se despertaba cada hora o cada dos horas. En las raras ocasiones que dormía tres horas seguidas ya cantábamos victoria.  Así fue por más de quince meses. Durante ese tiempo, la privación de sueño me afectaba bastante y pasaba mis días entre dormida y despierta.

Durante esos largos meses, lo urgente remplazó lo importante. La privación de sueño y sus consecuencias me hacían olvidar que esta etapa pronto pasaría y debía disfrutarla.  No me refiero a no dormir, sino a disfrutar el hecho de tener bebé a quien arrullar, saber que el me necesitaba para sentirse seguro, y simplemente disfrutar del momento.

Muchas noches olvide la bendición que tenia en mis brazos por la urgencia que tenía de dormir. Afectaba mi estado de ánimo y la forma de tratar a mi familia. ¿Te ha pasado alguna vez?

Gracias a Dios, esas noches de poco sueño han ido disminuyendo, y mi hijo ya duerme mejor. Además, como ya camina, puede andar tras su hermana mayor haciendo travesuras. Otra etapa, otro reto. De eso se trata la vida. Ahora, en mi día a día hago una pausa y recuerdo que debo disfrutar cada etapa en la que se encuentran.

Por ejemplo, hace unas semanas por fin llegó la primavera y salimos a jugar al jardín. Cuando menos me di cuenta, se fueron directamente al charco de agua para hacer pastelitos de lodo y el bebé a explorar el sabor de tal sustancia. Mi reacción inmediata fue espantarme y pensar, “se van a ensuciar, a mojar la ropa, van a traer un desastre a la casa y tendré que volver a bañarlos.”

¿Me entiendes, verdad? En ese momento, hice una pausa y me dije a mi misma, “Y si se ensucian ¿qué? Si se hace un desastre en la casa ¿qué importa? ¿Vale la pena robarles la diversión que produce jugar con los charcos de agua y lodo, por mantener su ropa y la casa limpia?” Lo importante no es lo limpios puedan mantenerse, sino cuánto pueden disfrutar esta etapa de su niñez. Y yo, como mamá, recordar que esta etapa de pastelitos de lodo también pasará. Lo importante aquí es disfrutar de su alegría.

Mis mejores recuerdos de niña siempre incluyeron jugar con lodo, de alguna forma u otra. Así que me relajé, y me dispuse a disfrutar del momento. Además, ¿quién se va a acordar de aquel día en que mamá lo cambio de ropa y quedó impecablemente limpio todo el día? De lo que estoy segura, es que mis hijos siempre recordarán los momentos en que terminaron con lodo hasta en los oídos.

La urgencia de terminar nuestra lista de pendientes, no debe robarnos de los momentos importantes que podemos regalarles a nuestros hijos y de disfrutar cada la etapa en la que se encuentran.

Quizás tu ya pasaste la etapa de las noches de desvelo con tus hijos, o de esos días en los que el lodo no era parte de tu plan pero terminó siendo la actividad del día. Quizás tus pequeños ya no son tan pequeños, pero aun así te animo a que disfrutes de la etapa que estás viviendo con ellos porque cuando menos pienses habrá pasará.

¿Cúales retos has enfrentado tu como mamá? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Cinthya Alarcón es actriz de nuestra radio novela ¡Qué Gente, Mi Gente!

Para blogs, tips e ideas sobre la maternidad, la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Ser Mamá es lo Máximo

Ser Mamá es lo Máximo

por
Pamela González

Bien decía mi mamá, “Cuando seas madre lo entenderás todo.”  Y es que la llegada de un bebé no solo revoluciona tu vida por completo, sino que trae consigo también mucho aprendizaje. El día que Santiago Gael llegó a este mundo, por la gracia de Dios, puedo describirlo como el día más importante de mi vida. Después de nueve largos meses de espera y un parto bastante complicado, se llegó el momento que había deseado con tanto fervor; tener en mis brazos a mi pequeño “Santi”. Me sentía como en un sueño. Lo amé desde el primer momento que supe de su existencia, pero ahora era real. No podía creer que esa cosita tan bella naciera de mi. Lloré de alegría, sentí mucha paz y al mismo tiempo me inundaron unos nervios horribles al no saber si iba a poder con el reto de ser mamá.

Durante mi embarazo, escuchaba consejos por todos lados, asistí a cursos de preparación para el parto, clases de lactancia, cómo bañarlo y hasta cómo vigilar su sueño. Pero no fue hasta que me tocó amamantarlo por primera vez que comprendí que ser madre en teoría, no es lo mismo que en la práctica. Ese momento nunca lo voy a olvidar. Después de que la enfermera lo trajera al cuarto para alimentarlo fue que comenzó mi primer reto, ¡no salía nada! Sude frío, tal vez eran los nervios, el cansancio, no lo sé, pero lo bueno fue que mi esposo también había asistido a esos cursos y su ayuda fue muy importante para poder cumplir con mi primer labor como mamá. La lactancia, para mi, comenzó como un proceso un poco complicado, pero a medida que pasan los días la he disfrutado cada vez más.

El vínculo que he establecido con mi Santi ha sido realmente hermoso. Han sido noches de desvelo, días de retos nuevos, pero sin duda, la alegría que un bebé trae a la familia es indescriptible.

Ser mamá, representa una entrega total, sacar fuerzas de donde sea para sacar a tus hijos adelante y juntos enfrentar los retos que la vida te da cada día. Obviamente, se requiere también de muchos sacrificios, paciencia y dedicación pero que son bien recompensados con una simple sonrisa o caricia de tus hijos. Que bendición mas hermosa es ser madre. Hoy más que nunca, admiro a mi mamá y todas las madres del mundo. ¡Felicidades a tí que eres mamá!

¿Cómo ha sido tu experiencia como mamá por primera vez? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Pamela González es actriz de nuestra radio novela ¡Qué Gente, Mi Gente! y la obra Los Secretos de Santa Mónica.

Para blogs, tips e ideas sobre la maternidad, la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

9 Tips para Descomplicar la Vida de la Mamá Ocupada

9 Tips para Descomplicar la Vida de la Mamá Ocupada

por
Verónica Avila

Quiero arrancar este año con el pie derecho, con mejor organización y menos “cosas” que compliquen mi diario vivir. Soy madre de tres niños de edades 13, 7, y 5, trabajo a tiempo completo, y en ocasiones la vida puede complicarse y volverse caótica. Así que me puse a investigar y pude identificar 9 maneras para ayudar a descomplicar mi vida atareada, y espero que los tips te puedan ayudar a tí también.

1 – Ordena tu espacio – Antes de intentar despejar y reorganizar tu mente, es importante ordenar tu espacio personal. Comienza con donar ropa y cosas que ya no usas y tirar a la basura lo que ya no sirve. ¡El desorden en tu espacio personal puede nublar tu espacio mental! Cuando limpio mi casa, me gusta trapear con “Fabuloso” por el olor a limpio que deja, y lo hago al ritmo de mi música favorita para que la tarea sea más placentera. ¿Qué puedes hacer para que te sea más placentero poner orden en tu espacio?  

2 – Haz del orden una actividad familiar – Tu familia juega un rol muy importante en la organización (o falta de) en casa. ¡Invítalos a formar parte y háganlo divertido! Una amiga mía tuvo la brillante idea de crear una pared familiar de organización, donde ponen listas semanales, con tareas de la casa, actividades/mandados, actividades extracurriculares, y comidas. En el mismo espacio, cuelgan sus abrigos y acomodan sus zapatos. Esto ayuda a aminorar el tiempo de salida en las mañanas. ¡Le voy a copiar la idea y voy a hacer mi pared este fin de semana! Nota: Las listas semanales se pueden hacer los domingos y no deben tomar más de una hora. ¡No te estreses!

3 – Establece prioridades – Como mamás, tendemos a hacer mil cosas a la vez y a estrecharnos al máximo por los demás. Deja de hacerlo, y acepta que no puedes hacerlo todo. Es difícil, lo sé. Pero tienes que, si es que quieres estar aquí para rato. Elige priorizar tus actividades y las personas con quienes vas a pasar tu tiempo. Esto te ayudará a hacer más de lo que realmente importa, con la gente que más te importa. Mi trabajo conlleva el manejo de las redes sociales, así que a me gusta usar el hashtag #HazloquemásImporta #AmaaQuienmásImporta para recordarme mis prioridades: Familia, Espíritu, Trabajo, Mi Persona, y Diversión. También estoy trabajando en este mantra: Inicia a tiempo y termina a tiempo. ¡Ponte creativa y crea tus propios mantras! 

4 – Anótalo – Es fácil crear una lista mental de cosas para hacer, pero es igual de fácil olvidarlas. Anota citas, juntas, juegos, eventos escolares, eventos especiales, etc. en una agenda personal o en una App de tu teléfono. Esto te ayudará a prepararte con anticipación para cualquier evento y a evitar la ansiedad que llega al aproximarse fechas límites/plazos. ¡Las alertas en tu teléfono son excelentes para recordarte eventos y tareas importantes!

5- Limita tu tiempo en las redes sociales – Esta es una difícil, especialmente cuando vivimos en un mundo donde todo y todos están en las redes sociales. Sin embargo, expertos dicen que, si programas tus tiempos para revisar tu email y redes sociales, serás mas productiva en tu vida personal y profesional. Es un desafío, lo sé. Pero vale la pena. Si lo haces, será más fácil crear límites en casa para todos. Tus hijos hacen lo que tú haces, y tienen los ojos bien abiertos cuando tú haces lo contrario. ¡Aguas! 

6 – Crea una rutina nocturna – Este tip es similar al de la pared familiar. Haz una rutina para tu familia donde todos preparen y tengan listo todo lo que necesitan para el siguiente día: ropa, asignaturas especiales, mochilas, bolsa de gimnasio, loncheras, etc.

7 – Alimenta tu Espíritu – Encuentra el tiempo para orar, meditar, o escribir un diario. Esto puede ayudarte a comenzar el día de manera positiva y con una actitud de gratitud. Añade también una actividad familiar (diaria o semanal) donde puedan crecer espiritualmente como familia: participen en una actividad de la iglesia, oren juntos, y/o participen un grupo comunitario donde puedan servir a los demás. ¡Hacer el bien, le hará bien a tu familia!

8 – Tómate un tiempo para TÍ – Lee, ejercítate, hazte un corte nuevo, toma clases de baile, practica un hobby, ve a un retiro, sal con tus amigas, etc. Pasar tiempo contigo misma te ayudará a recargar baterías y a sentirte personalmente satisfecha.

9 – Diviértete – Sí, las mamás también pueden divertirse; con tu esposo, tus hijos, tus amigos, y sola. El proverbio (17:22) dice, “El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos.” ¡Es cierto!  Los expertos dicen que divertirse impulsa endorfinas, aumenta la intimidad con amigos y familias, reduce el estrés, prolonga la vida, y levanta los niveles de energía. ¡Así que, diviértete, disfruta de la naturaleza y de los pequeños detalles de la vida!

El desorden, tanto físico como mental, puede afectar tus relaciones, tu trabajo y tu creatividad. Espero que estos tips te ayuden a descomplicar tu vida para que puedas enfocarte en vivir una vida más pacífica y feliz. ¡Yo voy a poner manos a la obra y luego te cuento como me fue! ¿Cuáles de estos tips planeas poner en práctica este 2018? Cuéntanos a través de un tweet @familybridges y usando el hashtag #descomplicate2018.

Para blogs, tips e ideas sobre la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.