Cruzar la Línea de Meta

Cruzar la Línea de Meta

Por
Omaira Gonzalez

Mi esposo y yo nos unimos a una caminata / Carrera 5K. Estábamos muy entusiasmados de hacer esto juntos y porque era una buena causa. Sin embargo, ese día nos despertamos con un cielo gris, hacía frío y llovía. Ninguno de los dos tenia mucha motivación para salir y corer. De todos modos decidimos abrigarnos y estar listos para participar. Nos dirigimos al lugar de la carrera y nos unimos al resto de las personas que, como nosotros, decidieron no dejar que el clima de Chicago los detuviera.

Esta carrera me hizo reflexionar sobre cómo mi esposo y yo nos unimos y decidimos: “Oye, vamos a casarnos”. Desde entonces, nos unimos a una maratón llamada matrimonio. ¡Cuando empezamos esta carrera, fue muy emocionante! Soñamos con toda una vida de felicidad, sol y arco iris. Nos preparamos, nos pusimos nuestras mejores zapatillas para corer y nos aseguramos de que cada uno tuviera agua para mantenernos hidratados en los momentos en que las cosas se pusieran secas en nuestra relación.

¡Prepárate! ¡Prepárate! ¡Vete! ¡Estábamos listos! Hasta el día en que apareció una nube gris en el cielo llamada “diferencias”. Quiero decir, sabíamos que éramos diferentes, obvio, él es chico y yo niña y nos gustan cosas diferentes. Pero no es a eso a lo que me refiero. Estoy hablando de las “diferencias” que se ponen debajo de la piel. Lo curioso es que, usualmente, son las cosas sutiles las que te afectan. Por ejemplo: a ti te gusta ver las cosas ordenadas y él es una persona desordenada; él quiere ver deportes todo el día, y tú no tanto; uno deja las cosas para luego y el otro las quiere al momento; uno es un gastador y el otro quiere ahorrarlo todo; uno quiere hablar de sus sentimientos y el otro no escucha.

Estos escenarios pueden parecer tontos o quizás no tan tontos, son cosas pequeñas que se van acumulando en tu relación y la carrera juntos se siente como si estuvieran corriendo bajo un cielo gris, lluvias ligeras y, a veces, una que otra tormenta eléctrica. Ves menos sol porque la nube de diferencias està ahora sobre ti. Esto puede ser muy frustrante y desalentador.

Te fatigas en medio de tu carrera cuando te enfrentas a estos desafíos. Comienzas muy emocionado y con un objetivo en mente para cruzar la línea de meta. Pero, ¿cómo continúas una carrera cuando no estás tan motivado como cuando comenzaste?

Cuando mi esposo y yo estábamos entrando en nuestra última milla, nos cansamos y fatigamos. La Lluvia y el frío no nos ayudaron en lo absoluto y comenzamos a desanimarnos. Sentí que esta última milla me estaba pesando; en ese momento mi esposo me miró y me dijo “ya casi llegamos, temenos esto, crucemos esta línea de meta juntos”. Y luego me ofreció su brazo. Lo agarré y encontré el apoyo que necesitaba para terminar nuestra última milla. En ese momento no importaba cómo me sentía o qué tipo de clima había, estaba feliz e tenerlo a mi lado para terminar esta carrera como pareja, como cuando empezamos.

En el matrimonio tendrá diferencias y su propia experiencia, dificultades y desafíos inesperados. Sin embargo, en mis 30 años de matrimonio, lo que más he descubierto acerca de permanecer en esta maratón es que no se trata tanto de cómo sobrellevar la tormenta, sino de cómo motivarnos, mutuamente para permanecer en la carrera y cruzar la línea de meta juntos.

Para obtener más consejos sobre relaciones, siga a Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamilia.

——–

Omaira González es la Directora de Operaciones de Lazos de Familia. Omaira y su esposo de más de 30 años aman la Aventura, las largas caminatas y los espectáculos de Broadway. Con sus hijos y nieta, disfrutan de excelentes comidas y juegos de mesa. ¡Y perder no es una opción!

Mejorar el “Yo” para Impactar el “Nosotros”

Mejorar el “Yo” para Impactar el “Nosotros”

Por
Eduardo Morales

La ciencia y la investigación hablan de los tremendos beneficios del crecimiento personal. Ya sea que se esté sumando a su conjunto de habilidades para ser más comercial en la industria, tonificar ese físico para un estilo de vida más saludable o incluso ampliar su conocimiento leyendo un libro por semana. Todas estas son grandes cosas para perseguir, pero ¿qué pasa en el área de las relaciones? ¿Cómo invertimos en nosotros mismos para producir relaciones más sólidas y saludables, especialmente, en nuestros matrimonios?

Lo que he descubierto es que el “yo” impacta al “nosotros”. En otras palabras, nuestro crecimiento personal tiene un efecto de directo en todas nuestras otras relaciones. Sin embargo, si desea mantener viva la chispa en su matrimonio, aquí hay algunas maneras en que podemos mejorar el “yo” para impactar el “nosotros”.

Comprender los ingredientes de una relación sana

El matrimonio es la relación más íntima que jamás experimentaremos en la tierra. Este tipo de relación se centra en el mayor nivel de intimidad. En este nivel, nada está oculto. Se produce una aceptación mutua teniendo en cuenta todas las fallas, peculiaridades y singularidades de quién es esa persona y, sin embargo, amándola completamente sin condiciones, El matrimonio es una obra de arte de la vida real, ya que reúne a dos personas diferentes, de diferentes orígenes, estilos de vida, familias de origen y une todas sus ideas para pintar una hermosa imagen del amor. Sin embargo, para llegar a este nivel y mantener la coherencia, es necesario que haya un equilibrio saludable de comunicación, resolución de conflictos y conexión. Comprender mejor estos ingredientes e identificar formas en que se puede mejorar en estas áreas; lo pondrá en una posición ideal para tener un matrimonio más feliz y saludable.

Volver a la escuela

Espera un segundo… No, no quiero decir, literalmente, volver a la escuela, pero más aun, volver a ser un estudiante. Primero, tómate un tiempo para evaluarte a ti mismo. Mira tus estilos de comunicación, toma una prueba de personalidad o una evaluación de inteligencia emocional. ¿Cómo te va con tu autogestión? ¿Puedes manejar bien tus emociones? Se honesto.

Recuerde, cuanto mejor pueda aprender sobre los efectos del “yo”, su capacidad aumenta para comprender mejor el “nosotros”. Luego, conviértase en un estudiante de su cónyuge. Anímelo a tomar evaluaciones similares para que pueda aprender más sobre sus respuestas. O, simplemente, mirar y escuchar y tomar notas. Descubrí que todas estas evaluaciones pueden darle una buena idea de quién es su compañero, pero se necesita un trabajo intencional para asegurarse de que se relaciona con él/ella en su forma. Obtener más información sobre su pareja permite una mejor comunicación. Hagan check-ins. No hay mejor oportunidad de aprendizaje que, simplemente, hablar con él/ella.

Aprender a decir “Lo siento, me perdonas…” 

Sabemos que el conflicto es inevitable. Y no es que las parejas felices no discutan o experimenten menos conflictos, se trata más de su perspectiva para abordar el conflicto.  Las relaciones sanas se esfuerzan por resolver mientras que las relaciones poco sanas persiguen la victoria. Uno de los elementos claves de la inteligencia emocional es la conciencia social. Teniendo en cuenta cómo nuestras acciones y palabras impactan a otros, es importante reconocer que estamos equivocados y ser capaces de tomar posesión de nuestras acciones. Entonces, aprenda a decir “Lo siento” cuando nos equivocamos. Adopte el enfoque de encontrar resolución en lugar de tratar de ser correcto. Esto es clave para mantener viva la chispa porque nada apaga las llamas románticas más que el conflicto.

Crear espacio para la conexión

Lo se, lo se, no otra prueba, pero ¿ha tomado la prueba de los Cinco Lenguajes del Amor? En pocas palabras, es una forma de entender cómo usted y su pareja se sienten más amados y conectados. Tómese un tiempo para aprender esto. Intente implementar cosas que harán que su cónyuge se sienta más amado. Quizás enviando un breve mensaje de texto “Estoy pensando en ti (emoji de corazón)” o saludando a su pareja con un largo abrazo mientras regresan a casa, o simplemente, ofreciendo escuchar su día. Tómese el tiempo necesario para escuchar. Las personas pueden recibir intimidad en muchas formas. Además, cree espacio para mantener viva esa chispa. ¿Cómo suele ocurrir una conexión profunda? Con el tiempo, a través de conversar mucho, estando juntos. Hacer el hábito de hacer citas por las noches. Proteja el tiempo en su calendario para que ese espacio se conecte con usted y su cónyuge. No necesita una agenda de actividades, simplemente, estar presente.

Al final del día, hay mucho ánimo para hacer. Nadie tiene todo esto resuelto. Ella necesita trabajo, él necesita trabajo, yo necesito trabajo todos necesitamos trabajo. La superación personal y la mejora relacional es un proceso. Para tener una relación sana y un matrimonio, se requerirán inversiones intencionales. Entonces, mire una ocasión en que pueda comenzar a hacer algo que tendrá un impacto positivo en su matrimonio hoy. Escríbalo. Dígalo a su cónyuge o a alguien cercano a usted para que lo haga responsable. Luego póngalo en práctica. Inténtelo una vez a la semana, luego aumente el tiempo partiendo desde allí. Si bien puede que no sea el área más fácil de desarrollar, crecer para mejorar sus relaciones es una de las mejores inversiones personales que puede hacer. 

——-

Eddie ha estado hablando y escribiendo sobre relaciones saludables por varios años. Su pasión es ver a los jóvenes adultos prosperar, a los matrimonios florecer y que las familias se conviertan en agentes de cambio en su comunidad.

Puedes seguirlo en:  https://www.linkedin.com/in/eddie-morales-804b3613/

Para más recursos sobre el matrimonio y las relaciones, sigue a Lazos de Familia en las redes sociales @LazosDeFamiliaUSA 

Manteniendo Viva la Chispa: Volviendo a lo Básico

Manteniendo Viva la Chispa: Volviendo a lo Básico

Como pareja, se beneficiarán al recordar hoy las cosas que los hicieron enamorarse en ese entonces.

Por
Dr. Charles y Elizabeth Woehr

¿Has notado que suceden cosas maravillosas cuando menos las esperas? Aparecen repentinamente, suceden repentinamente; te quitan el aliento y tu mundo está lleno de asombro y gratitud. Como pareja, estamos de acuerdo en una sola cosa” ¡nos encantan las sorpresas agradables! Y hemos aprendido una verdad fundamental acerca de las grandes sorpresas: pueden ayudar a hacer que le sucedan a usted, si está dispuesto a hacer el trabajo duro necesario para configurarlas. Vamos a explicar cómo funciona esto.

Hace varios años, nosotros dos, junto con nuestra hija adolescente, decidimos ir de campamento el fin de semana. Elegimos un lugar cercano que conocíamos poco. No sabíamos si sería ordinario o extraordinario. Nos arriesgamos. Enclavamos nuestra carpa en un estrecho valle junto a un río. Para el segundo día estábamos un poco inquietos, con opciones limitadas para el entretenimiento. Decidimos escalar la ladera de la montaña como una forma de respirar aire fresco y hacer ejercicio, y de ver lo que se puede ver desde lo alto. La escalada fue agotadora, tuvimos que esperarnos el uno al otro y en un momento, parecía que no íbamos a subir lo suficiente como para ver muy lejos. Uno de nosotros estaba ansioso por seguir adelante, otro estaba pensando en volver a bajar. Decidimos mantenernos juntos, ayudando a los que estaban cansados y animándonos unos a otros en las partes más empinadas de la subida. Esta decisión fortaleció nuestra conexión emocional, que a su vez, nos mantuvo avanzando. Estábamos tan concentrados en la escalada que llegar a la cima fue una sorpresa. Pero aún más sorprendente fue la vista: podríamos mirar a través de las cimas de las montañas hacia los confines del valle. Fue un regalo maravilloso, después de una dura subida.

Esa experiencia fue más que un ascenso y una vista. Fue una lección de vida sobre cómo se pueden crear sorpresas para que sucedan. La clave es lo que sucede entre el inicio alegre de la subida y la sorprendente vista al final: ¡trabajo duro, pero necesario! El matrimonio es como hacer muchas subidas juntas. Si desea compartir “puntos de vista sorprendentes” de manera regular, tendrán que permanecer juntos en los momentos difíciles, alentarse el uno al otro y estar dispuestos a disminuir la velocidad cuando uno esté luchando. Si haces esto uno por el otro, paso a paso avanzarás hasta llegar a la cima,. La vista confirmará que el esfuerzo valió la pena.

Algo que le dará algo a usted, como pareja, un compromiso renovado para permanecer juntos y mantener viva la chispa, es la respuesta a la pregunta” ¿Qué le hizo enamorarse el uno del otro? Puede ser tentador dejar de lado eso como algo que solo fue bueno para que las cosas comenzaran entre ustedes, pero la verdad es que esas razones deberían permanecer con usted y seguir motivándolo, especialmente, cuando permanecen juntos y mantienen viva la chispa parece muy difícil, ¿quê hacer? El medio es la subida, por así decirlo. La única forma en que podrá lograr la gran sorpresa es permanecer juntos, animarse unos a otros y ayudarse mutuamente en el camino. La motivación viene de recordar lo que te enamoró; la conexión emocional que estableciste. ¿Fue su sentido  del humor? Se un gran compañero para que el sentido del humor se mantenga vivo. ¿Era su entusiasmo por la vida? Se consciente de las formas en que puedes compartir sus cargas y mantener viva la alegría. ¿Fue su amabilidad? Se alguien que merezca amabilidad para que esa amabilidad pueda continuar allí. La persona con la que te casaste sigue ahí, a tu lado. Él o ella, también, quiere aferrarse a las cosas que los hicieron amarse en al principio. El secreto para mantener las sorpresas que se avecinan serán el arduo trabajo de mantenernos enamorados, al seguir compartiendo las cosas que hicieron que cada uno de ustedes sea especial al principio, cuando se enamoraron por primera vez. Para comenzar, mire a los ojos y tome turnos para terminar esta oración: “cuando nos conocimos, lo que más me gustaba era ____________”. Hágalo varias veces, para que pueda hacer una lista completa de esas cosas especiales que, eventualmente, te convencieron para elegir hacer la vida juntos.

Entonces, ¿estás listo para un matrimonio lleno de sorpresas? Ponte a trabajar. Saca a relucir, dentro de ti, al joven apuesto y divertido del que se enamoró. Saca a relucir, en ti, a la joven ingeniosa y atrevida de quien se enamoró. Juntos, de la mano, caminen hacia su próxima aventura lista para trabajar en ella… ¡y prepárense para algunas sorpresas “inesperadas”

———————-

El Dr. Charlie Woehr es editor en español a tiempo completo en Tyndale House Publishers. También es Asistente del Superintendente del Distrito Central Hispano de la denominación de su iglesia. Elizabeth es la coordinadora de familia en Lazos de Familia. Charlie y Elizabeth sirvieron como misioneros en Chile durante 22 años, trabajando en equipos pastorales y enseñando en los Seminarios de la Alianza. Tienen un corazón para enseñar y animar a las parejas de todas las edades. Son los felices padres de tres hijos adultos y tienen dos nietos.

Los puede contactar en:

Para más recursos sobre el matrimonio y las relaciones, sigue a Lazos de Familia en las redes sociales @LazosDeFamiliaUSA 

Hablando el Lenguaje del Amor

Hablando el Lenguaje del Amor

Por
Bill Ferrell

“Creía que había encontrado el secreto del corazón de mi esposa”

Por muchos años, en cada cumpleaños, cada aniversario, cada día de San Valentín, le compraba a mi esposa tres tarjetas. En algún momento fueron lindas a veces eran románticas, a veces divertidas; pero siempre le comunicaban “te amo”.

Me tomaba mucho tiempo para elegir las tarjetas correctas. Luego las llenaba con las palabras correctas. Este proceso, a veces, me tomaba horas. La cantidad de tiempo no me importaba. Quería asegurarme de comunicar lo mucho que la amaba.

Una vez completada, la noche anterior a la celebración en particular, las colocaba encima del mostrador de la cocina para que las viera a primera hora de la mañana. Entonces me imaginaba a la mañana siguiente:

Bajaría las escaleras y, al entrar a la cocina, se sorprendería de ver, no una, ni dos, sino tres tarjetas; y todas dirigidas a ella. Una sonrisa se extendía por su rostro. “¿Qué ha hecho ese loco marido mío?” Ella pensaría para sí misma. Luego abriría con cuidado cada tarjeta, saboreando, lentamente, las palabras que había escrito con mucho esmero. De repente, su labio inferior temblaría y una sola lágrima correría por su mejilla. Luego vendría saltando las escaleras para buscarme. Ahogando las lágrimas de alegría indescriptible, ella declararía su amor eterno por mí. Luego acercándose a mí mientras me mira a los ojos, sus labios tocarían suavemente los míos, expresando la pasión que brotaba de su corazón.

Sí…, ¡en mis sueños!

En realidad, ella simplemente sonreía, decía “gracias” y continuaba con la rutina de la mañana.

Hice esto por años. Compré las tarjetas, escribí mensajes, las puse en el mostrador, imaginé el escenario anterior; y su respuesta siempre fue la misma. Una sonrisa. Gracias. Sigue con su día.

Me quedé perplejo. En realidad, frustrado. Su respuesta fue tan… tan… tan… bla. Acababa de expresar mi amor sincero y apasionado por ella y su respuesta fue la misma que cuando saqué la basura.

Y entonces decidí hacer algo “loco”. Decidí hablar con ella sobre eso. Le pregunté por qué su respuesta a mi expresión de amor no fue recibida con el mismo nivel de pasión que yo había dado.

¡Lo que aprendí me dejó boquiabierto!

Hablando un idioma diferente

Ella me dijo que las tarjetas NO le decían “Te amo”. Ella admitió que sí, las tarjetas estaban llenas de palabras de amor y deseo por ella. Y eso significaba algo para ella. Para ser justos, ella expresó su aprecio. Ella no estaba tan emocionada de recibir como lo estaba yo de dar. Lo que aprendí fue que no significaban lo mismo para ella como para mí. Las palabras son lo que me dicen “te quiero”, no a ella.

Aprendí que había estado proyectando mi lenguaje de amor en ella. Había asumido que lo que me decía “Te quiero”, naturalmente, le diría “Te quiero” a ella. Eso tiene sentido, ¡cierto!

Continuó diciendo que se sentía más amada por mí cuando hacía actos de servicio por ella.

  • Cuando mantengo el auto en condiciones (asegurándome de que ella estará a salvo)
  • Cuando le compré una Coca Dietética (estaba pensando en ella)
  • Cuando corté la hierba y saqué la nieve con pala (manteniendo la casa con un aspecto agradable)
  • Cuando fui de compras con ella (sometiéndome a torturas)

Me di cuenta de que había estado hablando con ella en mi lenguaje de amor. En la forma que me dice “te quiero”. También podría haber estado hablando un idioma extranjero. De hecho, eso estaba hablando.

Aprende a hablar su lenguaje de amor

Gary Chapman, en su libro más vendido, Los Cinco Idiomas del Amor, explica que el secreto para expresar el amor a los demás es entender su “lenguaje del amor”. Aquí están, junto con una breve descripción:

  1. Palabras de afirmación – usar palabras para formar a la otra persona. “Gracias por las tarjetas. Eso realmente significó mucho para mí”.
  2. Regalos – un regalo dice: “Estaba pensando en mí y mira lo que me consiguió”.
  3. Actos de servicio – hacer algo que sabes que les gustaría. Lavar los platos, preparar una comida, aspirar los pisos cambiar, el aceite del automóvil; son todos actos de servicio.
  4. Tiempo de calidad – cuando les prestas toda tu atención. Caminando juntos o sentados en el sofá con el televisor apagado y sin teléfonos celulares. Hablando y escuchando.
  5. Toque físico – Tomarse de las manos, abrazarse, besarse, tener relaciones sexuales; son expresiones de amor.

Chapman continúa explicando que cada persona tiene un lenguaje de amor primario que le habla más profundamente, que todos los demás. Describir el lenguaje del amor de cada uno y hablarlo, regularmente, es la mejor manera de mantener vivo el amor de una relación.

El secreto de una manera más excelente

Si quieres ser excelente para expresar amor a los demás, aprende su lenguaje de amor. A menudo, puedes resolver esto observando cómo te expresan amor o lo que parece evocar una fuerte respuesta de ellos. Sin embargo, el secreto para descubrir la manera más excelente de mostrarles tu amor es… ¿estás listo para esto?… pregúntale.

Sí, siéntese con él/ella y pregúntele directamente que le dice “Te quiero”. Usa la lista de Los Cinco Lenguajes del Amor como guía. Pida ejemplos. Ser específico, sé un estudiante de él/ella. No hagas suposiciones. Y luego, lo que sea que diga, créale.

Digo que le crea porque nuestra tendencia natural es siempre nuestro propio punto de referencia. Debemos resistir la tentación de proyectar nuestras propias preferencias a los demás, incluso cuando nos hayan dicho lo contrario. Entonces, créale y luego actúe en consecuencia.

¡Hablar su lenguaje de amor es un paso crítico para mantener vivo tu amor!

———-

Bill Ferrell tiene 35 años de casado, 2 hijos adultos y 4 nietas preciosas. Enseña a individuos y parejas cómo lograr experimentar una relación de amor plena. También es el Director de Relaciones Comunitarias de GRIP Outreach for Youth. Cuando no está ayudando a jóvenes de Chicago a tener una mejor experiencia de vida, o invitando a otros a unirse a la causa – pasa el tiempo con su familia, corriendo, nadando, andando en bicicleta, o leyendo un libro. O bien, haciendo bromas a sus hijos.

Síguelo en…

Para más recursos sobre el matrimonio y las relaciones, sigue a Lazos de Familia en las redes sociales @LazosDeFamiliaUSA 

Renovación del Matrimonio: cómo tener conversaciones significativas

Renovación del Matrimonio: cómo tener conversaciones significativas

Por
Dra. Nadia Persun

“¿Le interesaría escuchar lo que sucedió hoy en mi camino al trabajo?”, preguntó emocionada, entrando a la casa. “Prefiero saltar la parte donde escucho lo que vamos a cenar. Podemos hablar del resto más tarde”, respondió pasando, sin mirarla. Conversaciones perdidas, los momentos de conexión son apresurados. El matrimonio se aplasta por el peso de la responsabilidad diaria, el embotamiento emocional y la fatiga perpetua. Las relaciones siguen existiendo por costumbre, como rutina. Trabajo, crianza de los hijos, ayudar a los demás – claro. Lo que le queda a su cónyuge es un nivel de energía de línea plana rociada con migajas de buenas intenciones.

¿Diálogos significativos? Olvídalo. Lo que nos queda a cada uno al final del día son “conversaciones útiles”. Están formadas por pensamientos a medio construir, escuchas perezosas y órdenes funcionales enfocadas en la ejecución de responsabilidades y recados. La lencería sexy y las cenas a la luz de las velas son reemplazadas por otros deseos secretos: cocina limpia, comida cocinada, ropa preparada, niños que se acuestan temprano y algo de televisión como recompensa de supervivencia. El matrimonio sigue una dieta perpetua.

¿Qué podemos hacer para tener una relación feliz y saludable? Fácil: ¡acaba de terminar de leer este blog para aprender soluciones rápidas, fáciles y probadas! Solo bromeo… sin embargo, la buena noticia es que no hay secretos. Ya sabes, la mayoría de las cosas que necesitas hacer. Al igual que con el ejercicio y la dieta: algunas flexiones y una manzana al día. Sin embargo, saltarse las flexiones y comer una barra de Hershey es más fácil. La naturaleza de la gente es elegir el camino de menor resistencia y mínimo esfuerzo. También tenemos falsas esperanzas, pensando que en algún momento mágico “posterior” seremos más fuertes, más motivados, con el ánimo de hacer lo “correcto”. Lo que sucede, en realidad, es la esperanza y el aplazamiento perpetuos, dejándonos atrapados en una rutina.

¿Cómo abordamos este tema complejo sin sentirnos como atravesando piedras? Sea proactivo y comience con pequeños pasos consistentes. Nos equivocamos al pensar que los pequeños pasos amables rara cvez se aprecian. ¿Cómo se come un elefante? Una pieza a la vez. No se puede resolver todo el problema, luego enfóquese en resolver parte del problema.

La siguiente parte es, realmente, hacer algo. Incluso la mejor información no ayudará si no la pone en uso. Ya sabes lo que dice, “el camino hacia el fracaso está pavimentado con buenas intenciones”. Una vida mejor no vendrá de desear y esperar. Queremos hacer el pastel con hielo, sin tener que hacer el pastel. Necesitamos una nueva acción positiva. Solo las acciones pueden traer resultados específicos.

  1. Estos son ejemplos de los simples pasos proactivos que pueden ayudar a mejorar la comunicación y sanar y restaurar la conexión. Hacer contacto visual, mirar y actuar amigable y accessible. Tienes que convertirte en un adepto a la comunicación diaria y permanecer conectado. Pon tu teléfono abajo. Apague la televisión. Solo mantente en el mismo espacio, abre y presenta para hablar y conectarte. Sal a saludar a tu familia cuando llegue a casa. Permanezcan juntos en la misma habitación, sin verse ocupados con otras cosas. Hacer contacto visual. Di hola. Por favor. Gracias. Esto es adorable. ¿Cómo te va hoy?”, y así sucesivamente. Pequeños momentos, palabras amables, fomentadas como un hábito cotidiano. Charlar un poco no es una charla ociosa.
  2. No espere a que alguien lea su mente, hable abiertamente. Es bastante simple: lo que no pides no lo conseguirás. Sea claro sobre lo que quiere, lo que está dispuesto a dar, luego pídalo. “¿Podrías sentarte conmigo por 10 minutos y escuchar mi idea para las próximas vacaciones?”; “¿Podrías por favor salir y saludarme por la puerta cada vez que escuche que regreso del trabajo?”; ¿Podemos hacer algo divertido juntos este fin de semana, solo nosotros, no niños?
  3. Pon atención a llamar la atención. Deja de lado la tiranía de las expectativas, en la que tu cónyuge debe hacer algo primero, así que solo entonces debes responder con amabilidad. ¿A quién le importa  quién “lo comenzó” y “a quién le toca, a usted?” Usted está en el mismo bote y tiene una fuga. Decide ser el primero en empezar a arreglarlo. Sea curioso acerca de su cónyuge. Haz preguntas y escucha. Dales el foco. Haz algo agradable, inesperado, sin ataduras. Buena energía te será devuelta en abundancia.
  4. Respetar las reglas del buen comportamiento. Todos sabemos que no es bueno gritar, invocar nombres, lanzar objetos y cerrar puertas. Existen reglas relacionadas con el respeto y el autocontrol. Tendemos a olvidarlos cuando estamos estresados y cuando sentimos que la otra persona no nos está tratando bien. Entonces, ¡es un juego justo ser malo a cambio! Incluso cuando su cónyuge esté aparentemente “desatendido”, decida ser amable, educado y siga las reglas.
  5. Busque un terreno común y construya áreas de acuerdo. Es posible que no esté de acuerdo. Es posible que no esté de acuerdo con los tipos de películas, el estio de la música, qué comer, los horarios de sueño y cuánto y con qué frecuencia lavar y limpiar. Pero es probable que esté de acuerdo en que sus hijos necesitan amor y cuidado, que ambos pueden beneficiarse de la diversión y el estrés, que ser amable y educado es mejor que la hostilidad. Traiga más temas que sepa que ambos compartan y apoyen. Aquí le damos una lista de temas. Discutir sobre estos temas fomentará el vínculo y mejorará las habilidades de comunicación, permitiéndole gradualmente, abordar temas que son más sensibles y que requieren negociación.
  6. Busquen ayuda/apoyo, si es necesario. Ningún hombre es una isla. Somos más parecidos que diferentes. Pero también podemos ser muy tercos. Si sientes que tu matrimonio se parece a un camión con sus ruedas atascadas en un lodo grueso y que ninguna maniobra o aceleración produce un movimiento positivo, no esperes mucho para buscar asesoramiento.

Para concluir, para que el éxito conyugal y la felicidad personal aparezcan en tu vida, tienes que ser consciente, intencional y disciplinado para implementar cambios positivos, dando pasos pequeños, pero consistentes. También debe decidir ser un adulto en su relación, apropiándose de las intenciones positivas y haciéndolo incondicional sin importar lo que otros hagan o no hagan. Cuida a tu pareja y tu cónyuge te cuidará.

La Dra. Nadia Persun es Psicóloga Clínica y trabaja en Wheaton y Naperville, IL, tratando problemas de ansiedad, depresión y sobrepeso.  También se enfoca en terapia de adolescentes en situaciones precarias, reducción de conflicto y prevención de divorcio. Es parte del directorio médico de «GreenPath Clinic», el cual ofrece servicios de salud mental, quiropráctica, naturopatía, terapia fisica y nutrición. En su tiempo libre, la Dra. Nadia es jardinera, bloguera, lectora, dilettante culinaria, y viajera-exploradora junto a su familia.

Conócela más en…

Web: http://GreenPathClinic.com,

Facebook: https://facebook.com/greenpathclinic  

 

Para más recursos sobre relaciones interpersonales, sigue a Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamilia.

El Amor Debe Ser Intencional

El Amor Debe Ser Intencional

El amor y las relaciones deben venir naturalmente. No deberían ser tanto trabajo.

Por
Bill Ferrell

Esta fue la filosofía de mi mejor amigo en la Universidad. No tuvo muchas segundas citas.

A lo largo de los años he hablado con cientos de parejas. Algunos considerando el matrimonio, algunos recién casados, otros tratando de salvar su matrimonio. He escuchado a muchos de ellos decir lo mismo:

“El amor no debería ser tan difícil, debería venir naturalmente”. ¿En serio? ¿Por qué?

Alguien que quiera correr una maratón diría: “¿No debería ser tan difícil correr 26 millas?” O alguien que quiere avanzar en su carrera dice: “¿No debería requerir tanto esfuerzo?” O alguien que quiere un autor dice: “No debería ser tan difícil escribir un libro.”

Ahora puedes pensar, esto no es sobre atletismo o carrera o literatura. Esto es diferente. Esto es sobre el amor. El amor debería venir, naturalmente, si dos personas son compatibles, si son verdaderamente, almas gemelas. Buen punto. Es diferente. Es mucho más fácil.

NO SOMOS COMPATIBLES

No hay dos individuos naturalmente compatibles. Eso no quiere decir que no compartamos nada en común con los que amamos. Por supuesto no. Podemos tener antecedentes educativos, socioeconónimcos y culturales similares. Podemos tener valores, metas y sistemas de creencias similares.

Sin embargo, cada individuo es solo eso. Un individuo. Y aunque compartimos el planeta con miles de millones de personas lo que somos es único. Nuestra familia de origen, nuestras experiencias de vida, nuestra vision del mundo son únicas para cada persona, lo cual es asombroso y muy bueno y una de las razones por las que la gente es tan fantástica.

Sin embargo, nuestra individualidad también es la razón por la cual es un desafío “llevarse bien”.

Todos nacemos egocéntricos. Todos comenzamos con un solo “punto de referencia”: nosotros mismos. Es el único lugar donde podemos empezar. Inicialmente no se nos puede culpar porque no hay otra manera de comenzar la vida. No sabemos nada diferente. Pero a medida que crecemos, aprendemos que hay otros personas en el mundo. Esta comprensión, en realidad sucede temprano en la vida.

A medida que maduramos, nos damos cuenta de que nos enfrenramos a elecciones. Podemos elegir considerarnos solo a nosotros mismos en las decisiones que tomamos y cómo vivimos nuestras vidas o podemos elegir considerar a los demás.

Solemos elegir el egocentrismo. No porque seamos malos, sino porque esa ha sido nuestra orientación de vida desde el principio. Y así, esto tiene un impacto en todas nuestras relaciones, especialmente, cuando se trata de matrimonio.

El autor Denis de Rougemont ha dicho: “¿Por qué las personas neuróticas, egoístas e inmaduras se convierten, repentinamente, en ángeles cuando se enamoran?” Es por eso que un buen matrimonio es más dolorosamente difícil de lograr que el deportista, la carrera o la experiencia artística.

 

¡NO SABEMOS JACK! O JILL

El professor de ética de la Universidad de Duke, Stanley Hauerwas, ha dicho que nunca conocemos, realmente, a la persona con quien nos casamos.

Hauerwas continúa diciendo que podemos pensar que sabemos con certeza con quién nos casamos, pero realmente no lo sabemos. Con el tiempo él o ella cambiará. Nunca somos la misma persona después de contraer matrimonio. Además, las experiencias de tiempo y de vida nos cambian: tener hijos, cambios de trabajo, padres envejecidos, obtener más ingresos o menos ingresos, problemas físicos imprevistos y todo lo que conlleva el envejecimiento.

Estos y más, están todos en el futuro. Y a menos que tu bola de cristal sea mejor que la mía, no sabes lo que te espera. O el tipo de persona en la que te convertirás. O el tipo de persona en que se convertirá tu cóyuge.

Hay semillas plantadas dentro de todos nosotros durante nuestros “años de formación” que ayudan a darnos forma. Pero tomará tiempo y circunstancias de vida para que las semillas crezcan y florezcan. Así que, incluso, si nos casamos con los ojos bien abiertos, hay mucho más por venir. Estos cambios de vida son un reto para todos los matrimonios. Si los ha experimentado, no estás solo. Si no los has experimentado, solo espera. Ellos vendrán.

 

NECESITAMOS SER INTENCIONALES 

El análisis es bueno. De hecho, es crucial para resolver cualquier problema. Pero podemos quedar atrapados en lo que se llama “parálisis del análisis”. Comprender el problema, e incluso, saber lo que debemos hacer significa agacharse sin ACCIÓN.

Amar a alguien más, amarlo por completo y por completo, debemos ser intencionales.

Eso significa que temenos que pensar, planear y HACER.

Pensar. Tómese el tiempo para considerar a la otra persona. ¿Qué necesita? ¿Qué está sintiendo? ¿Cómo es su experiencia de vida? Esto significa que necesitas trabajar (esa palabra de ocho letras) para entender su mundo. No trates de leer su mente, háblale. Pregúntale. Cuidado suficiente para ser estudiante del otro.

Plan. Haz un plan para amarlo/a. Esto require que lo pongas en tu agenda. Si no planeas tu tiempo, alguien más lo hará. Eso es un hecho de la vida. Trabajo. Amigos. Obligaciones. Todos estos tienen un plan para tu vida. Usted debe ser proactivo en el plan o alguien más lo hará.

Hazlo. Los planes no significan nada sin ejecución. Las buenas intenciones no sigifican nada sin acción. Las buenas ideas están muertas sin ejecución. Resiste ser pasivo. Pon en acción tus planes de amor. ¡Eso es intencionalidad!

 

EL AMOR HACE 

Aquí hay una lista de algunas sugerencias de lo que puede hacer para ser intencional:

  • Envíe un mensaje de texto que le diga que está pensando en él/ella o que lo/a ama.
  • Llámelo/a solo para hablar y decir que estaba pensando en él/ella.
  • Planifique una fecha que no incluya una película, sino, principalmente una conversación.
  • Lean un libro juntos en voz alta. Esto es atractivo y crea más oportunidades para la conversación.
  • Leer un libro sobre las relaciones o el matrimonio.
  • Ir a una cafeteria y hablar. Esto te alejará de las distracciones del hogar.
  • Compre globos, solo por diversión.
  • Lánzale una fiesta sorpresa.
  • Escríbele una carta sobre cuánto significa para ti.
  • Escríbele un poema. Siempre puede “pedir prestado” a Shakespeare (él escribió una tonelada de sonetos de amor) u otro poeta o buscar en Internet.
  • Sorprenderlo/a con una escapada de fin de semana.
  • Hazle preguntas. Y luego solo escucha. Busca conocerlo/a mejor

¿Cuáles fueron algunos de tus aspectos más destacados del año pasado?

¿Cuáles fueron algunos de tus mínimos del año pasado?

¿Qué esperas del 2019?

¿Cuáles son algunas de tus metas?

¿En qué estás trabajando actualmente que te entusiasma?

¿Cuáles son algunos de tus sueños?

¿Cómo puedo ayudarte en este momento?

¿Qué te dice “te amo”?

Entre más intencionales seamos para nutrir el amor en nuestras relaciones – más experimentaremos de abundantes relaciones que llenan de vida. 

———-

Bill Ferrell tiene 35 años de casado, 2 hijos adultos y 4 nietas preciosas. Enseña a individuos y parejas cómo lograr experimentar una relación de amor plena. También es el Director de Relaciones Comunitarias de GRIP Outreach for Youth. Cuando no está ayudando a jóvenes de Chicago a tener una mejor experiencia de vida, o invitando a otros a unirse a la causa – pasa el tiempo con su familia, corriendo, nadando, andando en bicicleta, o leyendo un libro. O bien, haciendo bromas a sus hijos.

Síguelo en…

Para más recursos sobre el matrimonio y las relaciones, sigue a Lazos de Familia en las redes sociales @lazosdefamilia. 

Cómo Amar a su Pareja, aun en su Peor Momento

Cómo Amar a su Pareja, aun en su Peor Momento

por
Dr. Charles y Elizabeth Woehr

Hay una película vaquera protagonizada por Clint Eastwood, titulada: El Bueno, El Malo y El Feo. Bueno, los humanos podemos ser así. De hecho, en cada persona, aun en usted y en su pareja, existe el potencial en algún momento de su vida, de exhibir acciones o actitudes que podrían clasificarlos como buenos, malos, y ¡hasta feos! Es muy fácil querer a una pareja cuando demuestra su lado bueno. Es un poco más difícil hacerlo cuando demuestra su lado malo. Es aun más, más difícil amar a una pareja que está mostrando su lado feo – en su peor momento.

Para poder AMAR a su pareja durante sus peores momentos, usted debe desarrollar, desde el principio de su relación, una base sólida. Aquí le damos los cuatro elementos que debe integrar a esa base, y que le prepararán para AMAR en todo tipo de situaciones:

 

A – Abra su corazón y sus sentimientos ante su esposo(a). Esto ayuda a crear lazos de intimidad que los sostendrán en los tiempos difíciles.

M – Mantenga su mirada en el largo plazo y no solamente en lo inmediato. Es fácil desanimarse por algo temporal o pasajero, pero si su perspectiva es a largo plazo puede recordar los buenos tiempos pasados y esperar tener muchos más en el futuro, una vez superado lo inmediato.

A – Aprecie las áreas de fortaleza que cada no tiene, sus habilidades, sus dones, sus fuerzas de carácter. Estos elementos serán clave en resistir los tiempos de desencuentro, pues aportarán lo que se necesita para seguir adelante hasta encontrar la solución a lo que venga.

R – Ría con frecuencia con su pareja. El buen humor es importante para recobrar el acercamiento.

 

¿Quiere amar a su pareja en su peor momento? Comience a amarle en su mejor faceta y ponga a trabajar el A.M.A.R a su favor, al tiempo que se prepara para sobrellevar hasta las tormentas mas fuertes que inevitablemente vendrán en el mar de la vida como pareja. Después, durante su jornada por la vida, mientras reflexiona ante los momentos difíciles que hayan pasado, ¡se sentirá muy feliz de haberlo hecho!

Para blogs, tips e ideas sobre la vida y las relaciones, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Lo Urgente vs Lo Importante

Lo Urgente vs Lo Importante

por
Cinthya Alarcón

La jornada de una Mamá Insomne

Tengo la gran bendición de tener a dos pequeños que me llaman mamá. Mi hija Joyci de 5 años y mi bebé Jedediah, de poco más de un año.  Cuando nació mi hijo, obviamente hubo ajustes en la dinámica familiar a los que nos pudimos acoplar muy bien, pero nada nos preparó para las noches de desvelo que este pequeño nos haría pasar.

Si algo he aprendido desde que tengo la dicha de ser mamá es que debo disfrutar de toda etapa por difícil que sea, porque pasará y llegará a su fin. Y es que las dificultades que enfrentamos en cada etapa tienen el potencial de cegarnos a tal grado que nos impide disfrutar del HOY y del regalo que cada una trae con ella.

Lo confieso, a diario tengo que tomar una pausa y recordar que lo urgente no debe hacerme olvidar lo importante.  Te explico.

Desde que nuestro hijo nació, no dormía ni de día ni de noche. Cuando lográbamos dormirlo, se despertaba cada hora o cada dos horas. En las raras ocasiones que dormía tres horas seguidas ya cantábamos victoria.  Así fue por más de quince meses. Durante ese tiempo, la privación de sueño me afectaba bastante y pasaba mis días entre dormida y despierta.

Durante esos largos meses, lo urgente remplazó lo importante. La privación de sueño y sus consecuencias me hacían olvidar que esta etapa pronto pasaría y debía disfrutarla.  No me refiero a no dormir, sino a disfrutar el hecho de tener bebé a quien arrullar, saber que el me necesitaba para sentirse seguro, y simplemente disfrutar del momento.

Muchas noches olvide la bendición que tenia en mis brazos por la urgencia que tenía de dormir. Afectaba mi estado de ánimo y la forma de tratar a mi familia. ¿Te ha pasado alguna vez?

Gracias a Dios, esas noches de poco sueño han ido disminuyendo, y mi hijo ya duerme mejor. Además, como ya camina, puede andar tras su hermana mayor haciendo travesuras. Otra etapa, otro reto. De eso se trata la vida. Ahora, en mi día a día hago una pausa y recuerdo que debo disfrutar cada etapa en la que se encuentran.

Por ejemplo, hace unas semanas por fin llegó la primavera y salimos a jugar al jardín. Cuando menos me di cuenta, se fueron directamente al charco de agua para hacer pastelitos de lodo y el bebé a explorar el sabor de tal sustancia. Mi reacción inmediata fue espantarme y pensar, “se van a ensuciar, a mojar la ropa, van a traer un desastre a la casa y tendré que volver a bañarlos.”

¿Me entiendes, verdad? En ese momento, hice una pausa y me dije a mi misma, “Y si se ensucian ¿qué? Si se hace un desastre en la casa ¿qué importa? ¿Vale la pena robarles la diversión que produce jugar con los charcos de agua y lodo, por mantener su ropa y la casa limpia?” Lo importante no es lo limpios puedan mantenerse, sino cuánto pueden disfrutar esta etapa de su niñez. Y yo, como mamá, recordar que esta etapa de pastelitos de lodo también pasará. Lo importante aquí es disfrutar de su alegría.

Mis mejores recuerdos de niña siempre incluyeron jugar con lodo, de alguna forma u otra. Así que me relajé, y me dispuse a disfrutar del momento. Además, ¿quién se va a acordar de aquel día en que mamá lo cambio de ropa y quedó impecablemente limpio todo el día? De lo que estoy segura, es que mis hijos siempre recordarán los momentos en que terminaron con lodo hasta en los oídos.

La urgencia de terminar nuestra lista de pendientes, no debe robarnos de los momentos importantes que podemos regalarles a nuestros hijos y de disfrutar cada la etapa en la que se encuentran.

Quizás tu ya pasaste la etapa de las noches de desvelo con tus hijos, o de esos días en los que el lodo no era parte de tu plan pero terminó siendo la actividad del día. Quizás tus pequeños ya no son tan pequeños, pero aun así te animo a que disfrutes de la etapa que estás viviendo con ellos porque cuando menos pienses habrá pasará.

¿Cúales retos has enfrentado tu como mamá? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Cinthya Alarcón es actriz de nuestra radio novela ¡Qué Gente, Mi Gente!

Para blogs, tips e ideas sobre la maternidad, la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Ser Mamá es lo Máximo

Ser Mamá es lo Máximo

por
Pamela González

Bien decía mi mamá, “Cuando seas madre lo entenderás todo.”  Y es que la llegada de un bebé no solo revoluciona tu vida por completo, sino que trae consigo también mucho aprendizaje. El día que Santiago Gael llegó a este mundo, por la gracia de Dios, puedo describirlo como el día más importante de mi vida. Después de nueve largos meses de espera y un parto bastante complicado, se llegó el momento que había deseado con tanto fervor; tener en mis brazos a mi pequeño “Santi”. Me sentía como en un sueño. Lo amé desde el primer momento que supe de su existencia, pero ahora era real. No podía creer que esa cosita tan bella naciera de mi. Lloré de alegría, sentí mucha paz y al mismo tiempo me inundaron unos nervios horribles al no saber si iba a poder con el reto de ser mamá.

Durante mi embarazo, escuchaba consejos por todos lados, asistí a cursos de preparación para el parto, clases de lactancia, cómo bañarlo y hasta cómo vigilar su sueño. Pero no fue hasta que me tocó amamantarlo por primera vez que comprendí que ser madre en teoría, no es lo mismo que en la práctica. Ese momento nunca lo voy a olvidar. Después de que la enfermera lo trajera al cuarto para alimentarlo fue que comenzó mi primer reto, ¡no salía nada! Sude frío, tal vez eran los nervios, el cansancio, no lo sé, pero lo bueno fue que mi esposo también había asistido a esos cursos y su ayuda fue muy importante para poder cumplir con mi primer labor como mamá. La lactancia, para mi, comenzó como un proceso un poco complicado, pero a medida que pasan los días la he disfrutado cada vez más.

El vínculo que he establecido con mi Santi ha sido realmente hermoso. Han sido noches de desvelo, días de retos nuevos, pero sin duda, la alegría que un bebé trae a la familia es indescriptible.

Ser mamá, representa una entrega total, sacar fuerzas de donde sea para sacar a tus hijos adelante y juntos enfrentar los retos que la vida te da cada día. Obviamente, se requiere también de muchos sacrificios, paciencia y dedicación pero que son bien recompensados con una simple sonrisa o caricia de tus hijos. Que bendición mas hermosa es ser madre. Hoy más que nunca, admiro a mi mamá y todas las madres del mundo. ¡Felicidades a tí que eres mamá!

¿Cómo ha sido tu experiencia como mamá por primera vez? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Pamela González es actriz de nuestra radio novela ¡Qué Gente, Mi Gente! y la obra Los Secretos de Santa Mónica.

Para blogs, tips e ideas sobre la maternidad, la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Presupuesto para la llegada de un Bebé

Presupuesto para la llegada de un Bebé

por
Freddie Beckley

¡Felicidades, van a tener un bebé! Ahora, ¡a trabajar duro! Es broma. Puede que solo tengas unos cortos meses de preparación para recibir a tu hermoso regalo, pero este tiempo debería ser divertido, agradable y simplemente placentero. No solo para ti y tu cónyuge, sino también para tu bebé.  Estudios demuestran que los recién nacidos son fuertemente influenciados por los niveles de estrés de sus padres. Aun estando en el vientre, un bebé puede escuchar lo que sucede a su alrededor, y tu seguramente no quieres que les escuche discutiendo o estresándose. Así que, pensando en el bienestar de su bebé, aquí les paso una lista de tips sencillos para alivianar una de las partes más estresantes de ser padre – las finanzas.

 

  1. Espera antes de comprar al Mayoreo

Cuando mi esposa y yo nos preparábamos para nuestra bebé, queríamos tener bastante de todo. No queríamos estar sin suficiente Tylenol para bebé o sin termómetro o pañales a media noche cuando más lo necesitáramos. Como resultado, compramos muchas cosas por adelantado y a final de cuentas tuvimos que donarlo o deshacernos de algunas de ellas.  Un ejemplo de esto fueron los chupones. Compramos una docena de ellos y además recibimos otra docena como regalo. El único problema fue, que a nuestra bebé no le gusta el chupón. Bueno, viéndolo del lado amable tenemos unos regalitos para nuestros amigos que vayan a tener bebés en los siguientes años…

Conclusión: Existen ciertos artículos que no caducarán nunca y serán útiles siempre, por ejemplo, las toallas de bebé húmedas o la leche en formula, pero otros tendrán fecha de caducidad.  Los pañales y la ropa, por ejemplo, no siempre les quedarán. Ten cuidado de no comprar de más, de cada artículo, solo para sentirte preparado. Compra lo suficiente para un mes, y una vez tengas un mejor sentido de lo necesario, podrás comprar más.

 

  1. Biberones

A nosotros nos preocupaba que a nuestra bebé no le gustara un biberón que no fuera de cierto tamaño o diseño, así que compramos como 9 de diferentes estilos. No fue mala idea, pero sí se nos fue la mano. Hemos descubierto que a nuestra hija no le importa mucho el tipo de biberón del que toma y nosotros preferimos el de la marca más económica porque va con el extractor de leche que usa mi esposa.

Conclusión: compra varios tipos de biberones, pero pocos, para que después veas cual prefiere tu bebé.

 

  1. Aprende a Compartir

Yo estaba tan emocionado por convertirme en papá que comencé a comprar todo lo necesario. Me compré mi propia pañalera y la llené de cobijas, una almohadilla para cambiar pañales, shampoo para bebé, cremas, etc. Mi esposa hizo lo mismo, y ahora tenemos dos pañaleras surtidas con pañales. En teoría suena bien, pero como no tenemos gemelos, solo llevamos una pañalera cuando salimos. La otra se queda en casa.

Conclusión – Comunícate con tu pareja para compartir lo necesario. No necesitas 2 de todo.

 

  1. Compra Temprano y Seguido.

Mi esposa es brillante. Déjame contarte porqué. Ella comenzó a comprar ropa desde que nos enteramos que estaba embarazada, hasta talla de 12 meses. Cuando nuestra hija nació ya tenía blusas, pantalones, mamelucos, guantes, gorros, abrigos, chamarras, suéteres, calcetas, y trajes de baño necesarios hasta su primer cumpleaños. Y como programamos las compras durante nueve meses, solo compramos en las secciones de remate en las tiendas de niños. ¿Sabías que los trajes de invierno están entre 60-90% de descuento durante la primavera? Ahora lo sabes.

Conclusión – Hazlo. Compra ropa de remate unos 6-12 meses antes y no solo te saldrán más baratas, sino que ahora tu bebé tendrá más posibilidades de ser el único bebe con este traje bonito de Navidad, pues seguro los dejaron de hacer. #Yay

 

P.D. Busca artículos en Internet también. Nosotros compramos formula y toallitas de bebé húmedas al mayoreo y nos ahorramos un buen.

 

  1. Encuentra el Encanto en lo Gratuito

Hice mis investigaciones, y el arrepentimiento financiero principal de los padres primerizos es gastar dinero en juguetes y regalos que el bebé no puede apreciar. ¡Evita cometer el mismo error! Si quieres obsequiarle algo a tu bebé de 6 meses, dale una caja. Si quieres que viva una experiencia espectacular, no lo lleves a Disneylandia. Llévalo al parque. Es gratis.

Conclusión – Encuentra todas las cosas gratis que puedas y disfrútalas con tu bebé. Muchas bibliotecas y liberarías tienen un tiempo de lectura para niños. Otro lugar en el vecindario ofrece clases gratuitas de música para bebés. A medida que crecen tus hijos, querrán más y más cosas caras. Disfruta este tiempo bonito donde no tienen idea de lo que ocurre a su alrededor.

 

  1. Intercambio de Bebés

No es que no quieras a tu bebé, pero vendrá el tiempo en que una noche para una cita romántica con tu cónyuge les caerá muy bien. Cuando llegue ese momento, no gasten dinero en contratar una niñera. Encuentren un buen amigo/a o familiar en quien confíen para cuidar a su bebé unas cuantas horas. Aun mejor si ellos también tienen un bebé. A mí me gusta programar Intercambios de Bebés. Es decir, cada pareja nos turnamos para cuidar el bebé de la otra pareja. Cuando tu pareja y tu cuidan del otro bebé, tu bebé podrá trabajar en sus habilidades sociales. Y cuando tu cónyuge y tu quieran salir, se sentirán más cómodos dejando a su bebé con un amigo/a de confianza que con alguien contratado.

Conclusión: Los bebés suelen venir en rondas. En el último año, 8 de nuestros amigos cercanos se han embarazado. Encuentra a esos amigos con un hijo de la edad del tuyo y pídeles que intercambien el cuidado con ustedes.

¿De qué manera te has preparado tu para la llegada de un nuevo miembro a la familia? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Para blogs, tips e ideas sobre finanzas, la vida y las relaciones interpersonales, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.